Inicio Anécdotas y Recuerdos
Miércoles, 26 Julio 2017
Original del Prof. Roberto Bonifáz Caballero.

 

Estamos presenciando aquí en la Monumental Arena Yalchibol la interesante pelea que sostienen dos auténticos Comitecos: El Campeón del barrio Kid Janush, contra el indomable retador el Jutús.

Ya tenemos la presencia sobre el cuadrilátero del Janush que viene vestido con un mashtat color corinto, esperando que suba su oponente.

Ya tenemos entrando por el lado norte al Janush que viene con un mashtat color curgüatón. Se ve al Jutús un poco más guenesh que su oponente, pues su mashtat ya está todo apishcaguado y no debe haberse bañado puesto que desde aquí se le nota todo el shac que tiene en el pescuezo.

Como árbitro de esta pelea fungirá un viejo conocido de la afición comiteca: Beiby Shoyat, que ya está en el centro del encordado y de todo bayot.

El árbitro da las instrucciones en el centro del cuadrilátero y cada uno de los peleadores se coloca para la fotografía oficial. A los lados se colocan sus respectivos manejadores: el tormentoso Pechulej por el Jutús y el Tiligüetero por Kid Janush.

Vamos a presenciar un clásico encuentro entre fajador y estilista.

Suena la campana, Kid Janush sale güichitopeando , mientras el Jutús bailotea como shuta tataratera; inmediatamente el Janush le arremanga el primer morralazo al Jutús que se acurruca y le pasa jimbando por las orejas.... Es ahora el Jutús el que lleva la ofensiva, se para apalías como Güet y suelta un chencazo que no llega a su objetivo, pero que si se lo llega a pegar al Janush lo deja sholco o cuando menos tzijoy.

El público grita como batz por lo emocionante del pleito y suena la campana poniendo punto final al primer raund de la pelea. Oigamos mientras tanto a nuestro patrocinador

 

Round No 2: Después de fenomenal sopapiza que recibió el Jutús en el round anterior lo vemos todo gutz, ya sin ganas de regresar al terreno de los memelazos, pero aunque sea tembelec, poniendo el valor por delante, ya lo vemos avanzando llevando la chenca al frente.

Nosotros nos encontramos muy enflatados porque ha sido despiadado el round anterior para el Jutús. El Janush que ya cobró confianza, galán galán se pasea por el cuadrilátero, siendo el dueño y señor de todas las acciones.

Un chencazo de nuevo del Janush llega de lleno a la caja de los chinculjuajes del Jutús que viene en franco recule, defendiéndose como puede, moviendo las manos en un esfuerzo inútil de parar a su impetuoso y feroz enemigo.

En estos momentos el Jutús reacciona y poniendo su casta por delante va en pos del Janush que sorpresivamente se hecha pa'trás. No cabe duda que estos peleadores tienen una condición física envidiable y no están solamente alimentados con pec, como algunos aseguran.

Nuevamente el Janush se apodera de la ofensiva y descarga tremendos mandarriazos en la zona de bofe del Jutús, que se resiente y todo chinaj responde con mucha valentía, con mucho coraje.

Es un pleito auténtico de burreros, pues hasta la seña del cushpat se ve en la cabeza de los oponentes.

Ya vemos al Jutús todo renco, muy resentido, todo lastimado puesto que el Janush lo tiene hecho un petesec totoreco a base de morralazos. Realmente la pelea que le vemos esta noche al Jutús deja mucho que desear, lo hemos visto muy calash en sus acciones y se nota ya que los golpes del Janush han hecho mucho estrago en su humanidad, pues los ojos los tiene abriendo y cerrando como mushcac en su bolcojosh.

Otro golpe de parte del Janush hace que el Jutús dé un incacabeza, en el momento que toca la campana para salvar milagrosamente al Jutús de un nockaut técnico.

Round No 3.- Las acciones se vuelven en esta ocasión muy diferentes, ahora cautelasamente como chiboj, el Jutús se va acercando con la mano chenca por delante y le hace un chencazo que le pega en el mero gaznate, provocando el primer somatón de la pelea. Fué un clásico tragabolitas que el réferi no cuenta y ordena que siga la pelea.

El Jutús fué atendido perfectamente en su esquina por su manejador, el hábil Tono Cochea, no obstante que no sabemos por qué se metió un incordio en el cuadrilátero. Decíamos que fué perfectamente atendido en su esquina puesto que fué embadurnado en las cejas de baselina en tal forma que quedó hecho un tancoy, en tanto que al Janush solamente le dieron para su descanso un poco de temperante que se lo acabó tococh, tococh.

Ahora tenemos al Jutús lentamente, midiendo al frente y le da otro guantazo que lo deja atarantado y el Janush no tiene más que abrazarlo para quedar hechos ñudos como dos tzisines. El árbitro separa a los dos boxeadores y aprovecha el Jutús para zamparle otro sopapo en la mera tzola.

Ya los dos están dando todo lo que tienen, se ve mole en el bozal del Jutús y con la caída el mashtat lo tiene todo cush. El Janush le dá otro cosquete al Jutús y para nuestro entender el árbitro debía parar esta pelea cuantúa.
Ahora el Janush sigue sopapeando como quiere al Jutús, que ya está chapeado de tanto chencazo y ya vemos que el Jutús viene corriendo por todo el cuadrilátero como un auténtico chinchinaguas.

Otro golpe más, dos, tres, cuatro coshquetes en el güergüero y ya lo tenemos sentado frente a las cuerdas. El Janush aprovecha para golpear al Jutús a su antojo, ahora tenemos un golpe perfectamente dibujado que le llega en la mera timba al Jutús, otro más que le pega en las orejas que ya las tiene como chinculguajes .... ya viene cayendo el Jutús... ya se encuentra en la lona..... el árbitro cuenta: uno, dos, tres... el Jutús hace intentos para levantarse, pero vuelve a caerse como un autético bolocoy fuera del entablado y si no fuera por el shubic, hubiera salido del cuadrilátero, quedando completamente tintintop.

El árbitro cuenta la fatídica numeración de diez y se va a levantar la mano al Janush, auténtico triunfador de la pelea.

 
imaginarte

Boletín ImaginARTE

Publicación que plasmó el acontecer de nuestra ciudad, recordó y revivió nuestros orígenes.

Gracias a la Fam. González de la Vega.

masc

Mantenimiento, Asesoría y Sistemas Computacionales.

 

Página Oficial del Gobierno Municipal

2011 - 2012

comitan02