Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 51 invitados conectado
Home Año7 2002 Boletin 151
Buscar

Boletin 151 6

Derechos Reservados.
D.R. ©1974-2002
González De la Vega
Comitán, Chiapas
Tel y Fax: (9) 632 02 00
Email: Editor del Boletín
Publicación quincenal 
Distribución gratuita.
Tiraje: 1,500 ejemplares
encabezado_boletin

PAGINA 6

Publicación sobre el pasado, presente y futuro de Comitán y la Región Fronteriza de Chiapas ®
Año Siete No. 151
2a Quincena de septiembre de 2002
Fam. González De la Vega

EL BOLJOCOSH
D.R. © ANTonio Pinto desde Q. Roo
Derechos Reservados. Septiembre de 2002.

Regresar al Contenido

 

 

 

 

 

Regresar al Contenido

 

 

 

 

 

 

Regresar al Contenido

Gratísima fue la impresión que causaron y dejaron entre propios y extraños (quintanarroenses y chiapanecos) los cotzitías de la Marimba Municipal, que dirige hábilmente el maestro comiteco Flavio Molina Argueta.

Primero fue, en su presentación frente a Palacio de Gobierno el sábado 14 de septiembre, en la conmemoración del 178 aniversario de la Federación de nuestro querido Chiapas; ceremonia que fuera presidida por autoridades civiles y militares y, como representante del Gobernador del Estado, el C. Secretario de Gobierno.

Entre el selecto público reunido, diez damas chiapanecas ataviadas con el típico traje multicolor que nos identifica en el mundo, y más de veinte tzizimes que salieron del Boljocosh para cantar feo pero fuerte, el legendario “Compatriotas que Chiapas levante...”, acompañados por el coro de la Escuela Secundaria “Adolfo López Mateos” y, por supuesto, por los nueve maestros de la Marimba Municipal de Comitán. Divos del “piano bárbaro” que se lucirían con la magistral interpretación de la “Obertura Indígena” de Tomás Castillo y que sacaron más de onda a los quintanarroenses cuando le tocaron la diana al orador oficial que, por cierto -¡y cómo no!-, le echó flores a nuestros ancestros por su democrática y legítima decisión en 1821, de ratificar su mexicanidad, gritándole a todo el mundo que somos mexicanos por nacimiento y por convicción (¡doble olé!), y las hormigas y hormigones vé, chentos los cabritos mayores.

A mediodía, los cotzitías hijos de Euterpe (los mal pensados que por favor vean el diccionario), grabaron un video con nuestro “Comitán”, “Sones Chiapanecos”, “El Rondó a la Turca” y su “Angel...” de Don Leo, en los estudios del canal 7 de la televisión local estatal, para que lo disfrutemos (propios y extraños) frente a nuestros televisores y ventiladores, en casita, en futuras ocasiones que ya empezaron a darse. A las ocho de la noche, en la Verbena Popular conmemorativa de la gran efeméride, otra vez se lucieron los maistritos y hasta su vals anónimo pero melodioso del “ticher moulin” (léase maestro Molina) fue bautizado con el nombre de “Centenario”, precisamente porque hace 1,200 lunas (como diría Wama) esta Entidad fue creada por los abuelos de los prístas, con el nombre de Quintana Roo.

Y luego ¡nuestro baile en el Club de Leones!, sitio en donde la crema, la nata y el requesón de la fraternidad quintanachiapanecorroense (nos hiciste falta Mario Kánter) se dio cita, acompañada de múltiples amigos de diferentes rumbos del país (como que este estado es una amalgama de colonos de allende y aquende) para bailar lo mejor de la música de todos los tiempos y nuestros zapateados desde el “Rascapetate” hasta la “Tortuga del Arenal”, y todo lo que pudo ofrecernos la Marimba Municipal de Comitán, que nos enviara gentilmente el Señor Presidente Don Rafa Ruiz, a quien le debemos este agasajo, que no será olvidado ¡nunca!.

Los tamales de bola, de mole y de chipilín, ¡volaron! Lo mismo las charolitas con quesillo, butifarras, frijolitos fritos, picles y chilito brujo con tostadas que, con sabrosísimo sazón, preparó la Rosita Gordillo Román (¿sereá cotzitía esta querida paisana?) y que no disfrutaron los marimbistas porque se fueron de fayuqueros a la Mesilla de Chetumal (o séase la “Santelena” de los hermanos vecinos de color serio: los belizian boys), comieron tarde y cuando quisieron cenar, ya las cocineras andaban moviendo el bote (y no precisamente el de los tamales).

Y queda pendiente el “chincaste” de nuestro festejo, pero ahí será para otro “Boljocosh”. ¡Ánimo, mis hormigas!

ILUSIÓN
D.R. © Refugio González Monroy
Derechos Reservados. Septiembre de 2002.

Regresar al Contenido

 

 

 

 

Regresar al Contenido

Ese día no era como cualquier otro, el pueblo no gozaba de su humilde esplendor, sólo se escuchaba el sonar de la lluvia, precipitándose a cántaros. Las calles estaban invadidas por una enorme soledad.

Al doblar por una esquina la vi, ahí estaba la casa. Un sentimiento de nostalgia invadió mi pensamiento, estaba tan lejos y tan cerca. Ahí la tenía, sólo bastaba con dar unos ligeros pasos, llamar a su puerta y, como por arte de magia, aparecería ella. La vería con su vestido transparente, deslumbrándome con su mirada, con sus labios.

Despierto a la realidad, era sólo una ilusión. Seguí caminando... Al dar dos o tres pasos, retorné la mirada hacía la casa, todo era una tontería, suspiré y continué mi destino. Me contentaba con imaginarme que la tenía entre mis brazos, como la primera vez, cuando la conocí.

No quiero acordarme de ella, me niego rotundamente. Pero al tratar de olvidarla, aparece con más intensidad en mi pensamiento. La estoy recordando, no quiero. Eran tantas esperanzas que en mi tonta ilusión se realizaban, que me destroza el alma. No quiero imaginármela. No quiero imaginarme sus labios deseoso de besarlos, su mirada que me impactaba como una musa a un pintor. ¿Me estaré volviendo loco?. Una locura que tiene su origen en ella, que flota en su caudal hasta desembocar en mi corazón. ¡Basta!. Las ilusiones son peor que una indiferencia, que una mirada. Estas te matan, te consumen sin piedad. Sientes que el mundo te aplasta con sus innumerables garras, y sólo piensas en la soledad.

La lluvia se ha convertido en torrencial. No sé a dónde voy, ni dónde pasaré la noche. ¡Cierto!. Me quedaré afuera de su casa, recordando y recordando. ¡Si! ahí pasaré la noche, para soñarla.

 
-