Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 26 invitados conectado
Home Año7 2002 Boletin 149
Buscar

Boletin 149 4

Derechos Reservados.
D.R. ©1974-2002
González De la Vega
Comitán, Chiapas
Tel y Fax: (9) 632 02 00
Email: Editor del Boletín
Publicación quincenal 
Distribución gratuita.
Tiraje: 1,500 ejemplares
encabezado_boletin

PAGINA 4

Publicación sobre el pasado, presente y futuro de Comitán y la Región Fronteriza de Chiapas ®
Año Siete No. 149
2a Quincena de agosto de 2002
Fam. González De la Vega

RECUERDOS DE TIO LENCHO (2 de 2)
Derechos Reservados. Agosto de 2002
D.R. © José Luis González Córdova

wjoseluis

Regresar al Contenido

 

 

 

 

Regresar al Contenido

>>> Continúa del boletín anterior

Mi madre se entretenía en una tarea que muy a menudo realizaba en sus horas de ocio: revisar fotografías viejas y desempolvar objetos muy queridos. Zoila cubría con algunos trapos las jaulas de los pájaros para resguardarlos de la lluvia; y yo en mi cuarto miraba llover, con la tranquilidad del que no se moja.

De pronto un grito angustiado reclamó mi presencia. ¡Lencho, se me escapó un canario! Llegué de inmediato al lugar donde se suscitaban los hechos. Zoila, desesperada se lanzaba de un lado a otro tratando de recapturar al pajarito. Con una sola seña me indicó qué era lo que debía hacer, los lances de ambos eran infructuosos, la pequeña avecilla nos burlaba con mucha facilidad.

Los minutos transcurrieron y la angustia de Zoila creció y creció, pero con tanto zangoloteo el pajarito se fue cansando, y por fin se quedó quietecito en un rincón del oratorio; hasta allí llegó presurosa Zoila; se acercó con mucha cautela, y en un rápido movimiento le echó las faldas encima y se colocó de tal manera que no podía escapar, sólo se oía el aleteo desesperado del pajarito.

-Cogélo, Lencho-, me dijo.

Ni tardo ni perezoso, metí las manos por entre las ropas de Zoila. Pronto mis dedos tropezaron con carnes tibias y temblorosas. Al contacto de mis dedos ella se azarió y yo me chivié. Sus ojos se cerraron y sus mejillas se encendieron. Mis manos iban subiendo, subiendo y por ningún lado aparecía el canario.

Ella con un hilillo de voz y apunto de darle váguido me dijo, -por favor Lencho, nos pueden ver-, después la respiración se entrecortó; -Lencho, Lenchito, nos van a oír-. Yo sólo contestaba ¡iday!

Pero la lluvia era ya cómplice de lo que sucedía en esa improvisada recámara conyugal. Ya no me importó todo lo que me habían contado acerca del shoy, en ese momento yo sólo quería desplumar la pumuz, y trincar canía.

La verdad es que no nos dimos cuenta en qué momento se escapó el pajarito.

Ella siguió visitando a mi mamá, pero eludía quedarse a solas conmigo. Dos meses después de ese feliz acontecimiento, mi madre recibió una carta de Zoila, en ella le decía, que tenía que hacer un viaje a otra ciudad, porque un pariente suyo estaba enfermo y solicitaba su presencia para cuidarlo.

A mí no me preocupó mucho su partida, sólo me desilusionaba saber que fue debut y despedida. Alguien me dijo, que ella había tenido un hijo y que era madre soltera, yo nunca supe si ese chiquillo era mío; es más, nunca lo conocí...

ANECDOTAS DE COMITÁN
Derechos Reservados. Agosto de 2002.
D.R. © Rubén Guillén Ortiz

Regresar al Contenido

 

 

 

 

 

Regresar al Contenido

Plática verídica de un “MOZO”y su “PATRÓN”, referente a la NATALIDAD

-“Oigasté” patrón, los “gemel” (gemelos) ¿son dos pasadas de cristiano ó una pasada de cristiano?.

El patrón contesta: -ve y mirá, no lo vas entender. Son dos personas que nacen de una pasada de cristiano.

El mozo contesta: -miresté patrón, ya lo sé, pero lo que quiero saber es si un cristiano nace de una pasada de cristiano con nuestra mujer y otro con otra pasada de cristiano con la misma mujer.
-Sí, pero no nacen al mismo tiempo-, contestó el patrón, aclarando que también en una pasada de cristiano pueden nacer dos o tres hijos, como a veces pasa con los animales.
El mozo contesta: -entonces patrón somos como los “chuchos”, los “cuches” y otros animalitos, que con una pasada tienen hasta ocho chuchitos o cuchitos.
Ve, -le dijo el patrón-, mirá... Las gentes y los animales cada uno tienen su modo. Miralo como una gallina tiene muchos pollitos y así los jolotes, los patos; y estos animales cada pasada que el gallo le da a la gallina o el jolote o un pato; ponen un huevo o “guevo” como quedrás y, después, hacen su nido, calientan los huevos y revientan en su tiempo y nacen los pollitos, jolotíos, patíos y todos los animales que nacen del huevo.
El mozo contestó; -también los cristianos tenemos “guevo”.
Sí, - dijo el patrón- pero ese huevo no revienta ni lo calienta tu mujer, es otra cosa, porque una cosa es huevo y otra cosa es guevo y hay hasta “guevo de coyote”.
-Entonces los cristianos “tamos más jodidos”, porque de una pasada de cristiano pueden salir dos, tres o cuatro hijos, que tienen que mamar y si se logran hay que mantenerlos, ¡ta muy jodido! Y oigasté patrón ¿no sabesté, si hay remedio para quitar las “ganas de pisar”?
Mirá vos, mejor ponete a trabajar, no estés pensando “pendejadas” y perdiendo el tiempo. Hacé lo que vos quedrás, pero acordate, gente con gente y cada animal con su animal, aunque parece que vos sos “un gran animal”.

 
-