Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 26 invitados conectado
Home Año7 2002 Boletin 147
Buscar

Boletin 147 2

Derechos Reservados.
D.R. ©1974-2002
González De la Vega
Comitán, Chiapas
Tel y Fax: (9) 632 02 00
Email: Editor del Boletín
Publicación quincenal 
Distribución gratuita.
Tiraje: 1,500 ejemplares
encabezado_boletin

PAGINA 2

Publicación sobre el pasado, presente y futuro de Comitán y la Región Fronteriza de Chiapas ®
Año Siete No. 147
2a Quincena de julio de 2002
Fam. González De la Vega

woscarboni

 INOCENCIA PERDIDA

Doña Etelvina y don Eulalio eran uno de esos matrimonios de cuanto ha. En esos sagrados tiempos no teníamos luz eléctrica en Comitán, por lo que decidieron viajar a la ciudad de México con el único propósito de conocer el hielo, del que les habían informado los conocedores que era “agua fría y dura”.

La señora se quedó en el hotel y don Eulalio fue a una fábrica de hielo, se compró un pedazo, lo metió dentro de la bolsa de su pantalón, tomó un camión de regreso y con los ojos arrancados de sorpresa le dijo a su mujer.

- ¡Vas a ver que maravilloso es el hielo...!
Metió mano en su bola, tacteó y luego exclamó:
- ¡Que ladrones son aquí!, tras no basta me robaron el hielo sino que hasta me orinaron los hijos de la chingada!

whielos

 

Regresar al Contenido


“Sí se pudo”

Grito popular


RAMPAS PARA DISCAPACITADOS
Derechos Reservados. Agosto de 2002
D.R. Xavier González Alonso

Regresar al Contenido

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Regresar al Contenido

Esta columna va con especial dedicatoria para nuestros amigos y compañeros discapacitados y la gente de la tercera edad, quienes siempre han tenido un lugar especial en este boletín.
A ellos les consta que el asunto de las rampas en lugares públicos ha sido más una consigna que un simple tema de discusión para nosotros, desde hace más de dos años (ver Boletín número 93 de abril del 2000), cuando ellos mismos nos hicieron ver que para una persona en silla de ruedas era muy difícil, si no imposible, tener acceso y salida al parque central o a las principales banquetas del centro histórico de nuestra ciudad... Es más, en un estudio fotográfico que presentamos ante autoridades y grupos de campaña política, hicimos notar que absolutamente todas las rampas existentes en ese entonces eran solamente de adorno, pues ¡ninguna tenía salida!

Pues bien, recientemente y como uno de los temas relacionados con el éxito del Festival Rosario Castellanos y la Expoferia Comitán 2002, nuestro buen amigo Don Cuco González Monroy hace un reconocimiento al actual gobierno municipal y a la existencia ahora sí de un concepto claro del desarrollo urbano con sentido humano, en un artículo titulado “Terminó la sordera de los ediles comitecos” (La Voz del Sureste, 5 de agosto de 2002), tal vez indicando de esa forma irónica, que el no saber escuchar y atender las necesidades de los demás, también puede calificarse como una “discapacidad”.

Pero pasando al lado bueno del asunto, destacamos con letras mayúsculas este avance de Comitán, como comunidad respetuosa e incluyente, uniéndonos al clamor popular... ¡SÍ SE PUDO!

wrampaperiodico

wrampalolas

wletrerorampa

wrampasfer1

SOLIDARIDAD CON LA FAMILIA COMITECA
Derechos Reservados. Agosto de 2002
D.R. Familia González De la Vega
En este breve espacio queremos hacer patente que compartimos con un sinnúmero de familias comitecas el profundo sentimiento que significa ver que nuestros hijos se vayan a estudiar a otros lados... con sus caritas llenas de temor y sus corazones apachurrados, enarbolando solamente la esperanza de poder aspirar a una mejor calidad de vida a través del estudio y el esfuerzo cotidiano.

Alguien nos dijo alguna vez que “el problema de vivir en Comitán era que los hijos se tienen que ir a estudiar fuera”... Eso no es cierto, en parte porque ya hay buenas escuelas aquí; pero, además, porque el reto que significa alejarse a edad temprana con el propósito de estudiar, es más bien un privilegio, que hace de esta tierra uno de los mejores lugares del mundo para vivir con la esperanza de un futuro mejor para nuestros hijos.

Regresar al Contenido

 
-