Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 26 invitados conectado
Home Año7 2002
Buscar

Boletin 145 8

Derechos Reservados.
D.R. ©1974-2002
González De la Vega
Comitán, Chiapas
Tel y Fax: (9) 632 02 00
Email: Editor del Boletín
Publicación quincenal 
Distribución gratuita.
Tiraje: 1,500 ejemplares
encabezado_boletin

PAGINA 8

Publicación sobre el pasado, presente y futuro de Comitán y la Región Fronteriza de Chiapas ®
Año Siete No. 145
2a Quincena de junio de 2002
Fam. González De la Vega

LA MEJOR FORMA DE ESTAR EN FORMA
Derechos Reservados. Junio de 2002
D.R. © Profr. Cuauhtémoc Alcázar C. Consejero Deportivo

wtemoalc

Regresar al Contenido

wcarrera

 

 

 

 

Regresar al Contenido

 

 

 

 

 

 

 

 

Regresar al Contenido

Mucha gente se sumó a la pasión que despierta el evento deportivo más multitudinario del planeta, “el Mundial del Futbol”. Desde el 31 de mayo y hasta el 30 de junio, los ojos del mundo estuvieron puestos en Corea del Sur y Japón. Con este antecedente, hoy hablaremos de la resistencia.

En deporte se conoce por resistencia, la capacidad del organismo para aguantar la prolongación de un esfuerzo. En todos los deportes la superación principal se ha producido en el aumento de la resistencia. En el fútbol, por ejemplo, donde el ritmo del propio juego es cada día más vivo y menos intermitente, es notorio que los jugadores más destacados son cada temporada más jóvenes; y los estamos viendo hoy con “El América”; esto significa que han seguido una preparación precoz y que además, lo han hecho sin daño para el organismo, pues, contra la opinión generalizada, los jugadores infantiles y juveniles responden mejor a estímulos de larga duración que a los de velocidad. Ellos son los verdaderos corredores de fondo, ya que poseen un volumen cardiaco relativamente importante y un peso corporal pequeño. En general, con los juveniles debe elaborarse, primero, una buena cavidad cardiaca y después desarrollar adecuadamente los músculos de la pared del corazón, ello se consigue con esfuerzos de intensidad media, sin deuda de oxígeno y con un pulso equilibrado. Más tarde puede alternarse el trabajo con deuda de oxígeno o sin ella. Ya en el terreno de la práctica, diremos que se conocen cinco procedimientos para mejorar la resistencia: el fartlek, el entrenamiento fraccionado, la carrera de acción continua, las series de ritmo y las repeticiones cortas.

El fartlek (palabra sueca que podría traducirse como “carreras con cambios constantes de ritmo”) fue popularizado por un entrenador sueco. Un sistema de preparación similar, utilizado hoy día, es el conocido como carrera lenta, efectuada según la ley de recuperación parcial; en ella se empieza trotando suavemente y se continúa hasta sentir la primera fatiga. Aún así, se sigue corriendo un poco más sobreponiéndose a ella, se para de correr y se continúa andando, hasta que se esté casi recuperado, luego se vuelve al trote suave. El entrenamiento fraccionado es muy conocido. Se fundamenta en la repetición de distancias cortas a una velocidad relativamente cómoda; de forma que permita un crecido número de reiteraciones, pero dentro de una pausa no muy larga. Las sucesivas estimulaciones se producen cuando el individuo no se ha recuperado totalmente de las anteriores, sino sólo en parte. Los efectos beneficiosos del entrenamiento tienen lugar durante la pausa y no durante la carrera. Para su aplicación al fútbol, la distancia ideal es la de 100 metros, lo que equivale, aproximadamente, a un largo del campo. El número de carreras puede oscilar entre cinco y quince; el tiempo, entre 16 y 14 minutos y la pausa de un minuto a un minuto y medio. La carrera de acción continua, conocida también con los nombres de entrenamiento de fondo, y entrenamiento maratónico, tiene hoy en día más adeptos que el fraccionado, puesto que mientras los teóricos propagaban las excelencias de éste, los entrenadores prácticos hacían correr a su pupilos muchos kilómetros diarios por el monte, playas y donde se podía, con el fin de que el organismo se adaptara lentamente. Muchos equipos de futbol practican actualmente este sistema de preparación, si bien sus entrenadores gustan de darle los exóticos nombres de “footing” o “cross”. Las series de ritmo se verifican corriendo trayectos entre 150 y 300 metros. Lo importante en este tipo de entrenamiento no es el número de carreras sino su velocidad. La recuperación es bastante larga (5-6 minutos). En el entrenamiento por repeticiones cortas, llamado también “entrenamiento de velocidad“, las distancias deben ser cortas y corridas a una rapidez máxima o cercana a la máxima, el número de series debe ser inferior al fraccionado normal. La recuperación es total de una a otra carrera, y es importante saber dosificar el número de repeticiones por el desgaste nervioso que supone. Es muy importante recordar que estos cinco sistemas de entrenamiento no pueden ser considerados métodos de preparación “por separado”, sino que han de combinarse entre sí atendiendo a varias exigencias, como la edad y categoría del jugador, su preparación anterior, época de la temporada, etc. Para completar esta relación de procedimientos de entrenamientos a fin de mejorar la resistencia, yo les recomendaría correr en partes donde haya diferencias de piso, donde haya altibajos, como nuestro boulevard por ejemplo, o terreno que sea diferente al campo de futbol, para conseguir mejores resultados.

Y por hoy déjenme despedirme de esta forma. Allá por los años de 1953-54 tuve la oportunidad de participar en un equipo de fútbol llamado “Esquina Blanca”, que es nuestro barrio. Dicha esquina está situada en la 4ª calle y 4ª. avenida sur oriente, fuimos campeones en la 2ª fuerza y el campeonato se efectuó en el campo de La Cueva hoy Club Campestre. Muchos de mis compañeros ya se murieron, pero todavía recuerdo a muchos, el portero Samuel López Abarca, Rubén Pinto, Guillermo Guillén, Rubén Gordillo Fernando Catalicio, Guillermo Vera, Abenamar Albores, Luis Gordillo, de los que me acuerdo, posteriormente participé con otro equipo y ya en la primera fuerza en el campo de El Cedro que inauguramos, gracias al Dr. Roberto Ortiz.

 
 
-