Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 26 invitados conectado
Home Año7 2002
Buscar

Boletin 145 4

Derechos Reservados.
D.R. ©1974-2002
González De la Vega
Comitán, Chiapas
Tel y Fax: (9) 632 02 00
Email: Editor del Boletín
Publicación quincenal 
Distribución gratuita.
Tiraje: 1,500 ejemplares
encabezado_boletin

PAGINA 4

Publicación sobre el pasado, presente y futuro de Comitán y la Región Fronteriza de Chiapas ®
Año Siete No. 145
2a Quincena de junio de 2002
Fam. González De la Vega

LA INVITACIÓN
Derechos Reservados. Junio de 2002
D.R. © José Luis González Córdova

wjoseluis

Regresar al Contenido

 

 

 

 

 

Regresar al Contenido

 

Ese día, pocos extrañaron la ausencia de don Lencho, además porque no era la primera vez que faltaba a su trabajo de fotógrafo ambulante; pero a decir verdad, él ya tenía reconocido su lugar en plena vía pública, esa banqueta ya se consideraba suya, aunque nadie se la hubiera adjudicado de manera oficial; aún con sus frecuentes ausencias ninguno de los otros vendedores de la calle se atrevía a ocupar ese sitio, todos lo respetaban. En primer lugar porque cuando ellos llegaron él ya estaba ahí, y en segundo porque era una persona mayor, además de muy amable y educada.

Su equipo de trabajo consistía en una enorme manta que tenía dibujado un bonito paisaje con la Virgen de Guadalupe como fondo. Dos caballos de madera, un prieto azabache de enorme estampa, hermoseado por una elegante silla de montar al estilo general Villa. El otro era un caballito moro que montaban los niños. La cámara de fotografías instantáneas, era un cajón de color negro soportado por un tripié, que en la parte anterior tenía un lente de aumento y en la parte posterior una tela amplia de color negro, y en sus costados pendían cuadros con algunas de las fotografías que servían de promoción para el negocio, y para que la gente se animara a tomarse una foto y llevársela de recuerdo a su casa. Todo esto sin faltar la cubeta con agua para el revelado de la película.

Don Lencho tenía aproximadamente unos cincuenta y seis años, chaparrito, de cabello entrecano, ojos vivaces y ágil palabra: “pase señor, pase señora, señorita, tómense la foto del recuerdo de su visita a esta hermosa ciudad de Baluncanan, aquí sacamos las mejores caras y tenemos los precios más bajos del mercado, a colores o en blanco y negro, como usted la prefiera”.

El que vende los tonificantes y reconstituyentes, que por varios años ha sido su vecino de banqueta, dice que desde que el año pasado se murió su esposa y que sus dos hijos se fueron de “mojados” a trabajar al extranjero; es que a don Lencho le ha entrado la gutzera (depresión al decir de los médicos), ya no quiere trabajar, casi ya no sale a la calle, se la pasa encerrado allá en la casita que tiene por el barrio del Cenicero; no quiere comer y no puede dormir. Lo único que sí hace, es tomar mucho chucho con rabia, que porque cuando ya está muy bola su cabeza le da por platicar con su mujer y con sus hijos. Él cuenta que ella ya lo está llamando para que lo acompañe; le dice que no sea ingrato, que qué va estar haciendo allí, íngrimo, sin que nadie lo atienda. Que también le dice: andá Lenchito, andá despedíte de Manuelito el merolico, dale las gracias por todas la medicinas y consejos que te dio para curarte de tus males de la panza. Decíle adiós a tu amigo el policía, agradecéle todos los ratos que se quedaba cuidando tu negocio cuando salías a almorzar. De todos despedíte como Dios manda.

Por eso a don Lencho se le vio una mañana haciendo una atenta y cordial invitación para que lo fueran a velar. La gente caritativa que le conocían, lo miraban con cierta lastima y le decía: no don Lenchito usted no se va a morir, dejesté de tomar y vaste a ver las cosas de otro modo. Pero él insistía: no, ya no tengo ganas de vivir, nada me detiene en este mundo; es mejor como dice mi mujer, que yo me vaya para allá donde está ella, y así lo voy a hacer.

Todo el pueblo se enteró de la atenta y cordial invitación. Don Lencho a las cuatro y media de la tarde de ese mismo día fue encontrado ahorcado en el único árbol que había en su casa de allá por El Cenicero.

¿HUMOR FEMINISTA O REALIDAD?
Derechos Reservados. Marzo de 2002
D.R. © Colaboración de Gina Maza vía Internet

Regresar al Contenido

 

 

 

Regresar al Contenido

Temas del Diplomado para Hombres en el Centro de Equidad de Género / Inscripciones abiertas

1: Cómo llenar charolitas para hacer hielos. Paso a paso, con presentación de transparencias.
2: El papel de baño: ¿Los rollos crecen solos en el aparato dispensador en el baño o hay que cambiarlos? Mesa redonda.
3: ¿Es posible orinar usando la técnica de levantar la tapa y evitar que la taza, las paredes y el piso queden mojadas? Práctica grupal.
4: Diferencias fundamentales entre la canasta para la ropa sucia y el piso. Explicación a base de Gráficas.
5: Los platos y cubiertos de la comida y cena: ¿Pueden moverse mediante levitación y volar por sí solos al fregadero de la cocina? Ejemplos en video.
6: Pérdida de Identidad: El significado de perder el control de la TV para su alter ego. Línea telefónica de ayuda y grupos de apoyo.
7: Aprendiendo a encontrar cosas: iniciando por buscar en el lugar adecuado en vez de voltear la casa boca abajo mientras se pega de gritos. Foro abierto.
8: Práctica de salud: Traerle flores a tu pareja no es dañino para tu salud. Gráficas y audiovisual.
9: Los verdaderos hombres piden ayuda cuando están perdidos. Testimonios de la vida real.
10: Es genéticamente imposible permanecer sentado con la boca cerrada mientras que ella estaciona el auto. Simulación de manejo.
11: Aprendiendo a vivir: Las diferencias básicas entre la mujer y la esposa. Dinámica de representación de roles.
12: Cómo ser la compañía ideal durante las compras. Ejercicios de relajación, meditación y técnicas de respiración.
13: Como combatir la atrofia cerebral: recordando cumpleaños, aniversarios y otras fechas importantes, además de aprender a telefonear cuando vas a llegar tarde. Sesiones de terapia con electrochoques y descuentos para lobotomía.

 
-