Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 16 invitados conectado
Home Año6 2001 Boletin 132
Buscar

Boletin 132 6

Derechos Reservados.
D.R. ©1974-2002
González De la Vega
Comitán, Chiapas
Tel y Fax: (9) 632 02 00
Email: Editor del Boletín
Publicación quincenal 
Distribución gratuita.
Tiraje: 1,500 ejemplares
encabezado_boletin

PAGINA 6

Publicación sobre el pasado, presente y futuro de Comitán y la Región Fronteriza de Chiapas ®
Año Seis No. 132
1a Quincena de diciembre de 2001
Fam. González De la Vega

SUFRIR O NO SUFRIR... HE AHÍ EL DILEMA
Derechos Reservados. Diciembre de 2001.
D.R. © Doña Lucky Guillén de Alvarado

Regresar al Contenido

 

 

 

Regresar al Contenido

Estoy convencida de que a una gran parte de la gente lo que más les interesa son los espectáculos que les hacen sufrir, aquellos en los que se sufre mares de inquietudes.

Nada es interesante hasta que alguien está en peligro de romperse la crisma, como por ejemplo cuando algún albañil se encuentra en peligro de caer del andamio... en algunas personas (muy en secreto) existe la esperanza de ver como desciende por el aire los tres o cuatro pisos.

Y es que la gente no tiene bastante con sus propios dolores y gustan de las emociones en las que el dolor ajeno supera los propios. Conozco a una señora que le gusta asistir a todos los entierros sin haber conocido a los muertos ni saber quienes eran sus familiares pero ella llora “a moco tendido” por el difunto.

Por eso algunos dirán lo que se dice de los tontos “que cuando eran niños se habían caído de la cama”, pero hay mucha gente que no se ha caído de ninguna parte y “gozan” con los detalles más dolorosos como si les gustara el dolor ajeno.

Cuando alguien está en peligro lo disfrutan pero si saben que esta fuera de él, se quedan desconsolados, parecen vampiros de la angustia, que con ella se alimentan, y de ella engordan como lombrices en los charcos.

wsufrimiento

AVANCES DE NUESTRA COMUNIDAD
Derechos Reservados. Diciembre de 2001.
D.R. © Coordinación de Comunicación Social del Estado

Regresar al Contenido

Impulsa Tránsito del Estado campaña de educación vial en Comitán. La dirección de Policía de Caminos y Tránsito del Estado, a través de su delegación número diez, emprende una Campaña de Educación Vial en esta ciudad, para fomentar una cultura de respeto en los automovilistas.


Festival de la calle 2001. Con el lema "A mí me Importa... y a Ti?" la Jurisdicción Sanitaria Nº 3 de la región fronteriza, realizó el 1º de diciembre el Festival de la Calle 2001 para conmemorar el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, en la explanada del Parque Central de esta ciudad.


Taller sobre derechos de las mujeres. La delegación fronteriza del Instituto de la Mujer llevará a cabo el Taller de Información y Difusión sobre Derechos de las Mujeres, los días 4 y 5 de diciembre, en los municipios de Las Margaritas y Trinitaria.

EL PREDICADOR (1 DE 4)
Derechos Reservados. Diciembre de 2001.
D.R. © Daniel Saborío

 

 

 

 

 

 

 

Regresar al Contenido

El día acababa de terminar, el sol se había ocultado dejando ligeros rayos rojos que hacían brillar de manera espectral a los viejos techos de las antiguas casas. Un viento frío hacía estremecer a los árboles. El parque central parecía desierto había solamente una pareja demostrándose su afecto, y en una banca a lado un anciano vestido con un hermoso traje negro de una tela muy fina, un imponente bastón bellamente tallado con un borde de plata y el toque de un sombrero casi nuevo.Una ligera llovizna, el anciano busco en su bolsillo una vieja cajetilla de cigarrillos, sacó uno y lo prendió después de haberlo pasado delicadamente sobre su nariz para captar su aroma, últimamente hacía eso con todos los objetos que tomaba, trataba de guardar su esencia en su vieja mente.Mientras exhalaba el humo su vista se centro en un sujeto que rezaba dentro del kiosco, tendría unos cuarenta años pero para el anciano aún era un jovenzuelo; observo como tomaba con mucha devoción una imagen, pero no lograba ver de cuál se trataba. El sujeto fijó su vista en el anciano y éste, al verlo, entrecerró los ojos, súbitamente el anciano dejo caer su cigarrillo y comenzó a sentir una serie de escalofríos, comenzó a toser.Sintió una mano en el hombro. - ¿Esta usted bien?- era la joven pareja que se había acercado por su repentino cambió de salud.- No, no muchas gracias, estos cigarros ya no son para un viejo como yo, eso es todo, no se preocupen. - La joven pareja se despidió, volvieron la vista para ver al viejo y siguieron su camino.Después de limpiarse el sudor que se había acumulado en su fino bigote blanco como algodón, buscó con la vista al hombre del kiosco, pero ya no estaba.Después de haber prendido otro cigarrillo y fumarlo nerviosamente bajó las estrechas gradas en dirección a la iglesia de Santo Domingo, últimamente visitaba mucho las iglesias y no es por que presintiera su muerte, sino que le encantaba apreciar el arte que en ellas había.Llegó a la iglesia y después de haberle dado unas monedas a un mendigo, se sentó en una fría banca, ahí admiró las imágenes finamente talladas,¡Pareciera que respiraran!... pensaba para si.Después de haber orado se sumió en una pequeño sueño. Se vio en un jardín rodeado de espinas y árboles de los que manaban un líquido parecido a ¿sangre?, sí era sangre, fluía como una cascada. De pronto vio al sujeto del kiosco, se bañaba en sangre y posteriormente caía muerto. El sueño terminó la iglesia seguía tan tranquila como antes del sueño, gracias a Dios había terminado. ¿Qué quería decir el sueño?, el anciano meditó un poco, de pronto soltó una exclamación después de persignarse. Tomó su sombrero y salió apresuradamente de la iglesia.El sujeto del kiosco caminaba sin ver hacia el frente, muchas veces tropezaba con la gente. Iba con paso seguro, en su mano tenía un rosario. De repente una pandilla de perros callejeros lo rodearon, comenzaron a olerlo y después de chillar salieron corriendo como locos. El sujeto comenzó a sudar, iba a caer al piso desmayado pero una mano lo aferró y lo incorporó, era el anciano.- Yo se lo que te pasa y se que puedo ayudarte- El anciano mostraba una mirada sincera. El sujeto se limitó a tratar de sonreír y se desmayó... >>> Continuará
 
-