Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 45 invitados conectado
Home Año6 2001 Boletin 127
Buscar

Boletin 127 3

Derechos Reservados.
D.R. ©1974-2002
González De la Vega
Comitán, Chiapas
Tel y Fax: (9) 632 02 00
Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Publicación quincenal 
Distribución gratuita.
Tiraje: 1,500 ejemplares
Página Principal del Boletín
encabezado_boletin

PAGINA 3

Publicación sobre el pasado, presente y futuro de Comitán y la Región Fronteriza de Chiapas ®
Año Seis No. 127
2a Quincena de septiembre de 2001
Fam. González De la Vega

FIESTAS PATRIAS EN COMITAN
Derechos Reservados. Agosto de 2001.
D.R. © Marta Dolores Albores Albores
Cronista Vitalicia de la Ciuda

wlolita

Regresar al Contenido

Las fiestas patrias se celebraban en Comitán con gran animación. Primero, se construía el Altar de la Patria en el kiosco del parque central; y, después, se empezó ha hacer, cerrando con un estrado de madera la calle de los portales del lado Sur de la plaza central (donde hoy se encuentran, farmacias, tiendas de ropa, videojuegos); al final, frente a la hoy Casa de la Cultura. Se hacía el altar cerrando un estrado con ramas de laurel y con la imagen del Padre Hidalgo, allí la reina de las fiestas patrias, acompañada de su corte, daba el grito de la independencia.

La votación para elegir a la reina era completamente popular. Se ponía frente a la presidencia municipal, un pizarrón donde se anotaban dos o tres candidatas y el público iba aumentando el número de votos por la que simpatizaba, o ponía con votos a una nueva señorita. Al cómputo final quedaba la reina, dos princesas y damas; los chambelanes eran quienes habían puesto mayor número de votos; se mandaban asientos con tiempo para ir a ver la coronación; y se esperaba la llegada de la reina, por lo regular entre aguaceros, pero se llevaban paraguas y bajo el abrigo de los portales presenciaba uno el acontecimiento. La reina de vestido blanco, cola roja, hermoso cuello del encaje, con dos pajecitos levantándole la cola y acompañada de su cortejo llegaba al estrado donde previamente se habían colocado sillas y era coronada por el señor Presidente Municipal, entre el júbilo popular, atronadora cohetería, globos y música; luego el discurso oficial, alusivo a los actos patrios; y, a las once de la noche, la reina recibía la bandera de manos del Presidente, para dar el grito de independencia.

En el año de 1923 – 1924, siendo presidente municipal el señor Eduardo Carrascosa Cristiani, coronó a la primera reina, la señorita Cristina Rovelo Cristiani. Fueron muchas las jóvenes que, por su belleza y simpatía ocuparon este lugar: Alicia Rovelo Culebro, Lesvia Domínguez Mandujano, Idolina Aranda Domínguez, Hermila Culebro Culebro, Luz Lara Castellanos, Luz Carrascosa Culebro, Luz Argüello Zepeda. Hasta el año de 1934, se nombra la Reina de la feria de agosto y ya no de las fiestas patrias; y fue, desde entonces, el Presidente Municipal quien dio el grito en el balcón del palacio, para salir posteriormente al desfile, llevando la bandera acompañado de empleados y niños de escuelas uniformados. Poco a poco el desfile fue tomando mayores agrupaciones y el Presidente dejó de participar personalmente en el desfile.

Con la construcción de la nueva Plaza Central, se impidió el paso a vehículos y contingentes frente a la Presidencia Municipal, por lo que se le dio otro cambio a la ceremonia y se trasladó el estrado al Portal Oriente del parque, cerca del Hotel Delfín; para que el Presidente y otras autoridades pudieran presenciar el desfile y se le pudiera rendir homenaje a nuestro bello lábaro patrio.

DONACION DE LIBRO A LA CASA MUSEO
Derechos Reservados. Agosto de 2001.
D.R. © Doña Tony Carboney de Zebadúa

Regresar al Contenido

 

wtonyc

 

 

 

Regresar al Contenido

Con la asistencia de varios miembros pertenecientes a la Barra de Abogados, en la Sala de Usos Múltiples de la Casa Museo Dr. Belisario Domínguez, se llevó a cabo, el día 16 de agosto próximo pasado, la ceremonia de donación de un valioso documento que el Doctor en Derecho, Armando Ostos de la Garza, hizo a la ciudad de Comitán.

Se trata del libro titulado “Mérito y Tradiciones” que el señor Armando Z. Ostos –abuelo del donante-, escribió plasmando en él los acontecimientos registrados en la llamada “Decena Trágica” en el año 1913. En ese entonces, el señor Ostos ocupaba una curul en la XXVI Legislatura por el Estado de Veracruz, al tiempo que el Dr. Domínguez se desempañaba como Senador por Chiapas. Ambos coincidieron en diversos tópicos políticos y de otra índole y con base en ello, se afianzó una sólida amistad. En dicho libro, su narrador describe las vicisitudes que ambas Cámaras tuvieron que afrontar al enterarse, mediante un comunicado que la familia Domínguez enviara al recinto legislativo, del fallecimiento del Doctor, hecho que indignó muchísimo a sus integrantes.

En la conferencia disertada por el Doctor Ostos, hace hincapié en que... “Mi abuelo pidió formar parte en una comisión para que se llevara a cabo una investigación a fondo sobre ese hecho tan violento y dar con el paradero del cadáver del Senador. Dadas las violentas circunstancias que se vivían en esos momentos, su propuesta no tuvo eco con los demás compañeros de Cámara, pues temieron por su vida. El único que lo apoyó fue el escribiente de dicha Cámara de Diputados y ambos se dirigieron al Hotel Jardín donde se hospedaba el Doctor. Mi abuelo tuvo acceso a la habitación, encontrando los manuscritos de don Belisario y también un objeto muy importante: los anteojos del Senador que siempre usaba; hecho que lo llevó al conocimiento que no salió por su propio gusto, sino que fue sacado a la fuerza. Mi abuelo retorna a la Cámara para informar lo que había pasado, encontrándose con la desagradable sorpresa de que el recinto estaba invadido por soldados. En la puerta, éstos que dejaban entrar a los legisladores, mas no que salieran. Llegó un enviado de la Presidencia de la República, a pedirles que no dieran ninguna información sobre la investigación que habían realizado, ya que ésta no concernía al Legislativo, sino al Poder Judicial. Ellos estaban conscientes que si daban información de lo que estaba ocurriendo, serían muertos a balazos allí mismo en ese recinto. Pero eran personas de otra época, de otra madera; defendieron la Cámara, su puesto y, sobre todo, la dignidad de su cargo...”

Cabe señalar que el Doctor Ostos de la Garza llegó a esta ciudad, por invitación expresa que le hiciera la Barra de Abogados, cuyo presidente es el Lic. Javier Abarca Arias, mismo que fue contactado con el Doctor Ostos a través del Juez del Ramo Civil de esta ciudad.

Don Armando Ostos de la Garza es un excelente jurista, litigante en materia mercantil, que imparte su cátedra, entre otros institutos, en la Escuela Libre de Derecho, pero, sobre todo, es una persona con una excelente calidad humana. Llegar a la cuna del Dr. Belisario Domínguez para hacer entrega del interesante libro de su abuelo, habla muy bien de él por lo cual el pueblo comiteco le patentiza su agradecimiento.

 
-