Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 60 invitados conectado
Home Año6 2001 Boletin 122
Buscar

Boletin 122 5

Comuni4

Comuni5

En sus trojes había bastante maíz y frijol. También tenía un rimero de naguas, collares para el pescuezo y toda clase de atavíos de mujer. Todo listo para cuando estuvieran ayuntados.

Ese día siempre bajó un su poquito de chucho con rabia, y ya al calor de las copas Don Tino amonestó a su hija de la siguiente manera:

- Hija, nunca dejés a tu marido echado de noche y te salgás a jueriar, acordáte que hay muchos que te quisieran hacer tus cositas, pero vos no lo provoqués, no vaya ser que te gane el cachudo, no seas mala, ni nos hagás quedar mal, porque nos vas a meter en tu maleficio y vamos a llorar mucho. Mirá que te lo toy diciendo aquí, delante de Doña Chole y su marido, ellos son gente decente de la suidá. Poné de tu parte para que sean buenos casados, no vayás estar ahí toda cimarrona. Si tu marido toma trago y llega bola su cabeza, no lo mirés fiero, hacé todo lo que te diga, si quiere curviar su cuerpo contigo, caso es pecado, no pongás nada en el guacal de tu corazón, dejálo que pase su gana, vos ponéle su coitán, cuchuchealo bien, no vayas a ser estítica, ansí vas tener tus pichitos; pero si no hay nada de eso y sólo es que sentís frío en la madrugada, entonce, enrrolláte con él, pedíle un su poquito de calor, no vaya ser que cojás frialdá y se te vaya ir la leche. Aún en tus días más piores, mantenéte galana, para que no te deje íngrima y vayan cada uno hallar otro lugar dónde pasar sus penas. Antes de que el sol aparezca, vos ya estáte levantada, tenéle torteadas sus tortillas y listo su chilmol. Mostrále que tenés güena crianza. Si quiere tomar un su caldito de gaina o de garrobo, se lo hacés de buena gana, no con trompas, le das unas sus dos borcelanas, con eso le va pasar rápido su atarantamiento. Mantené siempre aseada tu casita, bañá seguido tus chuchos, que no tengan pulga y cuando esté en la labor, ayudále las veces que se pueda a calzar la tierra, a tapiscar o a rastrojear. Llevále su pozolito al medio día.

- Bueno, eso es todo lo que te puedo yo decir. La hija no contestó nada, ni levantó la vista, sólo pidió consentimiento para retirarse. En cuanto nomás entró la muchacha a su cuarto, se puso a llorar y así se pasó toda esa noche.

Cuando llegó la hora de la boda, que ya para eso habían ido a traer el padre de Zapaluta, va saliendo pué la casadera, con los ojotes bien hinchados, y el padre le preguntó por qué había llorado. Y ella contestó: “cómo no voy a llorar pagresito, si mi papá se pasó toda la noche echándome miedo y yo ya no sé qué hacer con tanta angustia”. “Mirá hijita, vos hacé todo como te dijo tu papá, y cuando vayás al pueblo das tus pasaditas a la iglesia, yo te voy a enseñar como te vas a ir acostumbrando”.

Con eso se disiparon sus dudas y temores, y hasta se atrevió a sonreír. Salió apresurada acomodándose la nagua, la ceremonia pasó sin contratiempos, pero la muchacha no perdió de vista todos los movimientos del señor cura.

- A mí que me corten la lengua, pero el primer chiquitío que nació sólo le faltaba traer sotana y decir el Padre Nuestro.

- Bueno negrito, anda agüecando el ala, que ya voy a cerrar, hay venís otro día

 

 

 

DD00919

ATARDECER

Derechos Reservados. Julio de 2001.
D.R. © Jorge Argueta

Con la dignidad del sol cuando llega al horizonte pleno y radiante, noble y sereno y complacido del cumplimiento cada día de la encomienda venida del Señor. 

Así tú, en el atardecer de tu existencia, con la mirada diáfana y la conciencia en paz, y con el gozo infinito de saber la tarea terminada, la misión cumplida al final de la jornada. 

Tiempos de soledad y agobio salieron a tu paso.  

Fue necesario olvidarse de vivir para dar vida, fue menester privarse para poder dar... no avanzar para que otros pudieran caminar. 

¡Qué difícil anudar los sentimientos para dar curso a la razón!; y alentar el vuelo temprano por no disponer de otra opción. La esperanza de un futuro promisorio y la realidad de un presente con dolor. 

El día fue para el esfuerzo, la noche para la oración. 

Gracias por dar certidumbre a nuestra vida incierta, por ser firme respaldo en angustias e ilusiones, por nutrirnos el alma con tu esencia y por mostrarnos un camino con tu ejemplo. 

Hay tantas bondades que nos ha tocado compartir, hay tantas desdichas que nos fue dado ignorar. 

A Dios gracias por la fe y la fortaleza que te dio, y a ti, por ser peón y arquitecto de nuestro vivir

TERCERO (3 de 4)

Derechos Reservados. Junio de 2001.
D.R. © Aronzo Quijano. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Olvidaste la cena de hoy.  

No importa, hablé al cielo y me dijeron que hasta el viernes habrá luna llena. ¿Te aparto una?. 

Si aceptas, voy a comprar un mantel nuevo King Size que vaya de acuerdo a la ocasión. 

Que te parece rojo. Para que haga contraste con tus labios. O lo prefieres: azul, rosa, blanco o del color que imagino las gotas de agua que perfumas cuando te bañas. 

No te preocupes por el color, no te apures, yo lo veo, te habrá de gustar de todas formas, total, el color es lo de menos... cuando la luz esta apagada. 

Ahí te lo dejo para la posteridad...  

Alguien podría publicar los textos inéditos de un pirata. ¿No crees? salud

 

 
-