Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 13 invitados conectado
Home Año5 2000 Boletin 106
Buscar

Boletin 106 3

Cronic7

Cronic8

LOS TIEMPOS CAMBIAN Y LAS TRADICIONES SE PIERDEN...
Derechos Reservados. Noviembre de 2000
D.R. © Marta Dolores Albores Albores. Cronista Vitalicia de la Ciudad
Hace unos cincuenta años por estos tiempos, se podían ver frente al templo de Santo Domingo, colocadas varias mesitas con techitos hechos de manta, colgando de estos se veían manojos de velas adornadas con papelitos de colores, estas también se ofrecían en muchas tiendas, para que la gente las comprara para los angelitos y los altares de Todos Santos y día de Difuntos. En los mercados se veían amontonados lasCronic9 calabazas y tzoles macizos, yuca, camote morado y blanco, chayotes y elotes junto con las tapas de panela y también azúcar de pilón traída de Ocosingo, todos los ingredientes para ir ya preparando el quinsanto (ofrenda para los muertos). Ya para el día 29 y 30 de Octubre se encontraban los canastos de margaritas de Todos Santos, coronas de ciprés, musgo traído de Yashá, así como unas hojas muy bonitas llamadas “disciplina”, todo para preparar lo que se iba a llevar al panteón. Y en cada casa las familias se dedicaban a hacer las coronas de flores, marcos y letras con musgo y margaritas para adornar los sepulcros de nuestros muertos, a quienes acompañaríamos todo el día en el panteón.

Esos días llevábamos comida, para que bajo los hermosos espinos cercanos al panteón, sentados en el pastito en un petate y sobre éste colocado un planchado mantel, disfrutáramos de la comida y quinsanto el día de muertos; el intercambio de bocados no se hacia esperar, comer buen pan, semitas, compuestas, rosquillas, chujas, mestizos, tortas de yema y pan blanco adornado con cajeta de tzilacayote. Ahora por las tiendas y mercados se ven brujas, muertes, calabacitas de papel, calaveritas de azCronic10úcar, veladoras perfumadas y para llevar al panteón arreglos florales, flores bellísimas de invernadero y sustituyendo al musgo, esponjas que conservan el agua, y también la comida cambió: pan de muertos, churros, plátanos horneados, elotes con mantequilla y chile, y una gran variedad de dulces que llegan de otras partes. Y frente al panteón, una feria de vendimias, juegos y triques.

Desde luego, los tiempos cambian, y cambian nuestras costumbres, pero ¿cómo olvidar a nuestros angelitos? Aquellos que esperan que su cohete de vara suba encendido para que oigan el tronido; a nuestros muertos que vendrán gracias a un favor especial de Dios para convivir con nosotros una noche; ¿cómo no ir a escuchar la misa de nuestro día de los vivos que es la de Todos Santos y por nuestro día de finados viagra tablets in india?.

No perdamos nuestras tradiciones, que los niños en lugar de vestirlos de brujas el 31, se les vistiera de angelitos, que se les explique en qué consiste la festividad de Todos Santos, que se les inculque el respeto al día de muertos. De nada sirve que se pongan altares en exposiciones y planteles, si a la gente joven y a los niños no se les inculca ya el valor que tiene seguir las tradiciones que nos dejaron nuestros antepasados, que ahora se han cambiado por costumbres extranjeras; de países que no conocemos. Hacer que los niños del pueblo y los de las escuelas nuevamente pidan quinsanto que es lo nuestro, y no “halloween”, que a veces no saben ni lo que significa, solo lo oyen decir y lo repiten todos nuestros niños; los futuros hombres y mujeres del Comitán del siglo XXI.

DENUNCIA: Gruta de San Francisco

Derechos Reservados. Noviembre de 2000
D.R. © Lucky Guillén de Alvarado

La Gruta de San Francisco, se localiza al sur de La Trinitaria, como a dos kilómetros sobre la carretera que va a la frontera. La gruta es un regalo de la naturaleza, pero como siempre todo lo que Dios nos da el hombre lo destruye.

Desde muchos años atrás esta gruta era el paseo de campo de las familias del pueblo y de muchos visitantes que llegaban a admirar esta belleza natural. Era tan bonito bajar a la gruta dándose de resbalones ya que estos formaban parte de la diversión; ya estando adentro no se podía hacer otra cosa mas que admirar las formas caprichosas de las rocas: las estalactitas y estalagmitas, hasta llegar al estanque de agua fría y cristalina; adentrándose más, aunque con un poco de peligro se admiraba una roca con la forma de una campana y todavía un poco más adentro había unas rocas en forma de muros que simulan un enorme salón.

Toda esta maravilla ya no es posible volverla como antes, ya que hace algunos años un ingeniero que llegó al pueblo para hacer la obra del drenaje, para no gastar su cerebro (si es que tenía) discurrió que las aguas negras desembocaran en esta maravillosa gruta, que nuestros antepasados tanto disfrutaron y nos enseñaron a disfrutar. Pero aún en la actualidad es tanta la inconsciencia de nuestra gente que todavía le siguen haciendo más daño a esta joya, ya que los curanderos y brujos de la región sacrifican animales y hacen sus ofrendas en el interior, y el mal olor de éstos al entrar en descomposición no se soporta. Y para colmo los caminos para llegar están casi destruidos, por todo esto se ha perdido ya la costumbre de ir a pasear a la gruta de San Francisco, maravilloso regalo de la naturaleza que ya está destruido y olvidado.

DD00919

 
-