Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 19 invitados conectado
Home Año5 2000 Boletin 100
Buscar

Boletin 100 3

Cronic8

Cronic9

CIEN BOLETINES PARA USTED
Derechos Reservados. Julio de 2000
D.R. © Marta Dolores Albores Albores
Cronista Vitalicia de la Ciudad
A Nuestros Lectores

Es este el número cien del boletín ImaginARTE, en los que usted ha podido informarse de muchos acontecimientos importantes, ha podido ampliar su cultura en muchos artículos, sus recuerdos han revivido en crónicas de personajes populares que tal vez se iban olvidando, en losCronic10 poemas publicados hemos podido sentir el romanticismo del pasado, y la sensibilidad de los nuevos poetas comitecos, el humorismo que nos hace tanto bien y nos da algo que repetir para reír en reuniones de amigos; podemos informar de los adelantos de nuestro pueblo, presumir del campo aéreo y vuelos a diferentes lugares; de comunicarnos por Internet, y tantas cosas más, gracias a este órgano de difusión cultural que gratuitamente cada quincena es esperado con alegría y del que muchas personas están pendientes por su llegada.

En esta labor tan importante se conjuga el deseo por contribuir a mejorar nuestra región en lo cultural, educativo y turístico, que promueve la familia González De la Vega y el personal que con ellos labora, así como nuestro pequeño granito de arena que, a invitación de ellos, hemos puesto los que en este boletín escribimos.

Felicitaciones por el centenario a quienes lo hicieron nacer, y nuestros deseos porque siga una larga existencia


REFLEXIONES
Derechos Reservados. Julio de 2000
D.R. © María Antonia Carboney de Zebadúa

Tomadas de una comunidad Presbiteriana, y que por su contenido, a todos nos interesan.

Lunes: Día de Lavar

Ayúdame, Señor, a lavar todos mis egoísmos y vanidades y ayúdame a servirte con perfecta humildad toda la semana.

Martes: Día de Planchar

Ayúdame a planchar todas las arrugas de los prejuicios acumulados y que pueda ver la hermosura de otras personas.

Miércoles: Día de los Remiendos

¡Oh, Señor!, ayúdame a remendar mis faltas, arrepintiéndome de mis pecados, cambiando mi corazón para ser un buen ejemplo ante los demás.

Jueves: Día de Limpieza

Señor, ayúdame a limpiar el polvo y las manchas de todas las faltas escondidas en mi corazón durante todos estos años.

Viernes: Día de Comprar

Concédeme, ¡Oh Señor!, la gracia de ser comprador sabio y prudente para que pueda comprar la vida eterna para mí y mi familia.

Sábado: Día de Cocinar

Ayúdame, Señor a preparar una enorme olla de amor fraternal y a servir junto con ella el dulce pan de la bondad humana.

Domingo: Día del Señor

¡Oh, Señor!, ya que he preparado mi casa para Tí, por favor entra también en mi corazón como huésped de honor, para que yo pueda gozar el día de tu presencia

 

MI ABUELITO ME DECIA...
Derechos Reservados. Julio de 2000
D.R. © Rubén Guillén Ortiz

Ve, mi hijito... la vejez es muy jodida y poco a poco te va entrando.

Tené cuidado, cuando empieza a caer tu pelo en donde tenés y te empieza a salir donde no tenés, como en la nariz y las orejas, ya te empezó a "llevar la chingada”.

Luego necesitás anteojos para leer y lueguito anteojos para caminar. Empezás a recordar tu juventud y querés escribir tus MEMORIAS. Luego se te empieza a aflojar todo: los dientes, la lengua, las canías, la nuca. Te empezás a "trompezar" y hacer boberas; te salen arrugas y todas tus partes blandas se vuelven "talguates".

Y así, te vas envejeciendo... Empezás a pujar por todo, cuando te acostás, cuando te levantás, cuando te sentáis, cuando te parás. Te vas de cabeza cuando escupís un gargajo; siempre tenés mocos, y con catarro, peor. Perdés la noción de cagar y de orinar, a veces vas caminando cuando "pongoch" el cerote, y cuando te quitan los zapatos para que te acostés, estás nadando en orines.

Te dan "draques", pastillas, vitaminas rejuvenecedoras, agüitas de todas clases, atolitos y tantas otras cosas para mantenerte, para que en uno de esos "pujidos" o un ataque de tos, "parás las patas", y con esto dejás de caer mal con la familia y con el pueblo.

Por eso, hay que cuidarse con tiempo, desde que echés de ver que está cayendo tu pelito. Ya lo vas a ver...

Back

 

 

 

 

 
-