Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 35 invitados conectado
Home Año5 2000 Boletin 098
Buscar

Boletin 098 4

Expres12

EL MAESTRO RURAL INOLVIDABLE
Derechos Reservados. Julio de 2000
D.R. © Profr. J. Benito Vera Guerrero. La Trinitaria, Chiapas

Era el clásico maestro rural, sabía un poco de todo: medicina, derecho, ciencia, topografía, agricultura y tantas cosas más, aparte de saber enseñar muy bien y recrear la fantasía natural de sus alumnos con cuentos de dragones y princesitas encerradas en vetustos castillos, esperando ser liberadas por príncipes azules.

Este era nuestro maestro, aquel que nos enseñó las primeras lecciones de música en el antiguo método de Hilarión Eslava. De mediana estatura, sonrisa afable, charla amena, ¡pero decía cada mentira! que... ¡bueno! juzgue usted:

-

¿Se acuerda Usted don César? aquella tarde platicábamos usted y yo en la sala de clases de la Escuela Rural de la colonia “Emiliano Zapata”, cuando entró aquel extraño personaje. ¡Qué hombre aquel!, alto, de luengas barbas canas, vestía al estilo de los árabes del desierto, una túnica raída cubría su cuerpo y un especie de turbante, la cabeza. Llegó un poco después de terminadas las clases del día. Se notaba nervioso, no quiso aceptar el asiento que le ofrecí, se paseaba de un lado al otro de la habitación balbuceando palabras en un idioma extraño. Nos tenía muy confundido y no podemos negar que le teníamos miedo. Le ofrecí comida, agua, un refresco; nada aceptó, a pesar de que me entendía perfectamente.

-

Queriendo encontrar su identidad le hablé en inglés... y me contestó en inglés. Le hablé en alemán y me contestó en ese idioma. Le hablé en griego y el mismo resultado, ¡Le hablé en arameo!... ¡y me contestó en el más puro y antiguo arameo!. Al mirar un Cristo, se le encendió la sangre y se puso como rabioso y gritaba ¡Anda, anda, maldito! Anda por el mundo por los siglos de los siglos.

-

Mandamos por el agente municipal, los policías lo metieron a la cárcel, pero fue inútil, un rayo cayó, partió la puerta de la cárcel y siguió su camino por el mundo.

 -

¿Se acuerda don César?. Usted estaba ahí, ¡Era el judío errante!.

 

 

 

 

 

 

PERSONAJE: RICARDO SABORIO PINTO

Derechos Reservados. Julio de 2000
D.R. © Profr. Raúl Espinosa Mijangos

Dicen que; “No hay cosa más buena y más sana, que cada quien haga lo que le da la gana”. Y es cierto porque, ¡qué terrible ha de ser trabajar en lo que a uno no le gusta!. Pero, en cambio cuando nos gusta nuestro trabajo, lo disfrutamos y lo realizamos con mayor entusiasmo, tal y como lo hacía el personaje de quien hoy hablaré; Don Ricardo Saborío Pinto.

El era oriundo de esta ciudad, misma en la que se realizó a plenitud trabajando, primero; como operador de cine, después como anunciador de la cartelera cinematográfica y posteriormente como locutor.

En los años 50’s trabajó como operador (cácaro) en el cine “Montebello” (que estaba ubicado en el edificio que actualmente ocupa El Teatro de la Ciudad) y que a finales de esa década se cerró temporalmente para su reconstrucción. En ese mismo año se inauguró el Cine “Comitán” (estaba ubicado en el edificio que hoy ocupa almacenes “Pretty Woman” en el cual también trabajó como operador. Varios años después volvió a funcionar el Cine “Montebello”, por lo que se hizo cargo de ambos cines.

Trabajar de cácaro, no era cosa fácil, pues debía estar muy pendiente de la proyección de las películas. El más mínimo error en el encuadre, foco o sonido, era reprendido por los tandófilos con el estribillo: ¡Saborío, cácaro!.

Otra faceta de Don Ricardo en este trabajo fue la de anunciador de la cartelera. El grababa en el estudio de su casa, con su voz y con un estilo único los anuncios, mismos que después difundía en toda la ciudad, en un carrito de perifoneo.

En la década de los 60’s inicia su faceta de locutor en la XEUI “Radio Comitán” (hoy Radio Núcleo) y en 1990 en XHCTS “Estéreo Enlace” (hoy Estéreo Vida). Creando también un estilo único.

Ya sea como locutor, anunciador o cácaro, Ricardo Saborío, siempre trabajó con empeño y responsabilidad, es por eso que dedico mis palabras y mi recuerdo al hombre que nos dio ejemplo de amor y dedicación al trabajo.

Respetuosamente

Raúl Espinosa Mijangos

Expres13

CAMBIO DE OPINION
Derechos Reservados. Julio de 2000.
D.R. © Sra. Lucrecia Guillén. La Trinitaria, Chiapas

La Señora Rafaela fue a visitar a la casa de las señoritas Aurorita y Florita; y platicando con ellas de varias cosas se quedó dormida. Mientras tanto, las señoritas siguieron platicando y entre las remembranzas que hicieron una de ellas dijo:

-

Ahora ya no se acostumbra el saludo como antes, que hasta en verso se saludaba... yo recuerdo a mi tatita que cuando saludaba a doña Manuelita le decía:
- “Que linda esta la mañana, más linda la vi ayer, que dirá mi Manuelita que no la he venido a ver”.
Y en ese momento la Sra. Rafaela despertó y dijo:
- ¿Quién era ese viejo burro?
- ¡Ay! era mi tatita, contestó la señorita.
- ¡Ah, que gracioso el señor!... y se quedó dormida otra vez.

back

 
-