Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 63 invitados conectado
Home Año5 2000
Buscar

Boletin 097 3

Cronic6

Cronic7

PARA EL BOLETIN ImaginARTE EN SU CUARTO ANIVERSARIO

Derechos Reservados. Junio de 2000
D.R. © Marta Dolores Albores Albores
Cronista Vitalicia de la Ciudad
PRIMERO EN TODO DE LA CRONISTA DE LA CIUDAD
Derechos Reservados. Junio de 2000
D.R. © Tony Carboney de Zebadúa

Muchas personas se han acercado a doña Lolita Albores, nuestra Cronista de la Ciudad, para entrevistarla por su trayectoria como enfermera y partera, como excelente declamadora, como sensible mujer para realizar sus crónicas y poemas, por su incomparable memoria que archiva desde hechos históricos hasta chistes de toda índole y como persona con un carisma a flor de piel. Yo también me sumo a esas personas para entrevistarla PRIMERO EN TODO:

Primer día de vida: 25 de agosto de 1918
Primera muñeca: Una que tenía cuerpo de pasta y carita de porcelana que le puse por nombre Alicia y fue regalo de mi tía-madrina Daría Albores.
Primera amiga: Sarita Figueroa, una vecina con quien jugaba.
Primera escuela: La de la señorita Soledad Trujillo y quien me enseño las primeras letras fue la maestra Carmen García Águeda, en la misma escuela
Primera travesura: Abrirle la pancita a mi muñeca, por aquello de la inquietud de ser enfermera y para que cicatrizara le puse unas gotas de cera de una vela encendida.
Primer castigo: A consecuencia de este detalle, me dieron mis buenos chicotazos.
Primer deseo: Tener un rancho para jugar con los animales. Tener pollitos y gallinas.
Primer sueño: Quería volar y me subí en un montón de leña queriendo imitar a don Pancho que vuela, raspándome toda.
Primera comunión: 23 de agosto de 1925
Primera poesía aprendida: "Un ratoncito pequeño, sin malicia todavía...”
Primera declamación en público: En una fiesta de Marthita Castellanos
Primer héroe o heroína: Mi Madre.
Primera serenata: Fue una cosa muy chistosa. Tenía yo 14 años cuando llegaron a la tienda de mi mamá unos chiapacorceños que querían comprar cosas y como los atendí muy bien, en la noche oímos la música al pie de la ventana. Salimos a ver y eran ellos. Esa fue mi primera serenata.
Primer baile: En una fiesta de confianza poco después de cumplir mis 15 años. La melodía fue “Noche en el Cairo” con Daniel Macal. Después ya con vestido largo en el Salón Olimpia.
Primer amor: tenía 17 años cuando Jorge Mandujano regresó a Comitán. El me había conocido desde chica. Tocaba en la orquesta de su papá, don Pancho Mandujano. Lo deje de ver por muchos años y cuando volvió tenía ya 33 años y fue el primer hombre de quien me enamoré. Pero él no me tomaba en cuenta, me trataba como muchachita sin sospechar que estaba muy enamorada de él.
Primera decepción: Esa, precisamente. Cuando Jorge se fue de aquí y tiempo después recibir la participación de su boda
Primer premio por declamadora: Con la poesía “La Guaja” de Vicente Neira, el gobierno de don César A. Lara me otorga una beca en 1947
Primer reconocimiento profesional: Cuando tuve la oportunidad de atender mi primer parto y escuchar el llanto del bebé, me llenó de mucha satisfacción. Este niño se llama José Luis Valenti, vive en Chicomuselo y es mi ahijado.
Primer chiste colorado: (Se ríe maliciosamente). Desde chica aprendí “bombas”” blancas y coloradas.
Primer día como Cronista: 22 de junio de 1984.

¡Qué cuarto aniversario tan bonito!
ya que al 2000 llegaste muy triunfante
cada día eres más interesante
y pide mucha gente recibirte.

¿Ya llegó ImaginARTE? Preguntan
con verdadero interés por enterarse
de todo lo bueno que publicas
en tus páginas llenas de recuerdos.

Esperamos que sigas adelante
en cuatro años de vida has demostrado
que eres constante y cumplidor
y que cada quincena eres mejor.

Para ti y los González De la Vega
mi felicitación sincera y cariñosa
y que sigan tus páginas llevando
tu mensaje de amor y de cultura.

Cariñosamente

Marta Dolores Albores Albores


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DD00919

 
-