Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 22 invitados conectado
Home Año4 2000 Boletin 094
Buscar

Boletin 094 3

Cronic9

Cronic10 NUESTRAS CALLES: Gral. Matías Castellanos
Derechos Reservados. Mayo de 2000
D.R. © Marta Dolores Albores Albores.
Cronista Vitalicia de la Ciudad
La primera Calle Norte Oriente lleva el nombre del General Matías Castellanos, quien fuera uno de los defensores de la Plaza de Comitán, atacada el 15 de mayo de 1863, a escasos veinte días del nacimiento de Don Belisario DCronic11omínguez, por las fuerzas imperialistas del General Juan Ortega; quien prendió fuego a lugares céntricos de la ciudad.

Era en ese tiempo el jefe político Francisco de Jesús Castellanos quien murió en el combate y tomó el mando de las tropas su hermano el General Matías Castellanos, hasta derrotar al enemigo y que, sofocando su dolor por la muerte de su hermano, les dijo a las tropas: “Amigos, mi hermano ha muerto pero eso nada vale ante el sagrado deber que tenemos de sacrificarnos en las aras de la patria; yo mando esta plaza, obedézcanme y les aseguro el triunfo”. Bien le respondieron sus compañeros de batalla, ya que desde ese momento continuó el combate de una manera desesperada hasta lograr la victoria.

Escribe el General Matías Castellanos a Don Angel Albino Corzo, entonces gobernador de Chiapas: “Las armas del Gobierno han quedado cubiertas de gloria, pero hay que lamentar la muerte del jefe político ciudadano Francisco de Jesús Castellanos, además de otros dos ciudadanos, siete heridos, entre los que se encuentra gravemente herido de una pierna Don Cleofas Domínguez. Nada tengo que decir a usted del comportamiento de los ciudadanos, que bajo mis órdenes hacían la defensa, me cabe la satisfacción de poner todo esto en conocimiento de usted y darle mi más expresiva enhorabuena por el triunfo que han alcanzado las armas del Estado. Ofreciéndole además mis respetos y debida consideración”.

Por estos motivos con justicia una calle de Comitán lleva su nombre.

Libertad y Reforma. Comitán mayo 17 de 1863. Matías Castellanos. Rubrica.


Muerte Inesperada
Derechos Reservados.
D.R. © Profr. Carlos Romeo Nájera (Colibrí)
Comitán, Chiapas. Mayo de 2000

Cronic12

Apenas son las primeras horas de la mañana cuando el sol hace correr a sus sombras, para esconderse de sus ardientes rayos. El agua despierta adormitada bostezando y, levantando sus brazos, nos invita ha hurgar en su regazo; una multitud de gotas escurren deslizándose en los cuerpos entrometidos en esa inmensa calma del balneario de Uninajab.
Allá a lo lejos se divisa todavía en el piso un petate hecho de palma fresca, que aún conserva su aroma inmaculado de la naturaleza, esperando que otra vez mi cuerpo se postre buscando el arrullo del pequeño descanso. A mi lado algo diminuto se mueve, corriendo inquietamente en busca de nuevos horizontes, pero de pronto no midiendo consecuencias del campo natural, se atrevieron a intentar asfixiarme con sus patas en mi cuello, logrando con ello un sobresalto en mi dulce letargo en ese hermoso día. ¡Sí! son dos atrevidas hormigas que subieron dificultosamente a mi garganta, no contaron que en mis descansos, siempre me acompañan tres ángeles guardianes.

Es así como la manita blanca y diminuta de uno de ellos, las obligó a despejar el área restringida de la respiración, respondiendo de la misma manera a las víctimas, encontrando la respuesta recíproca del intento de homicidio. La multitud hormiguense huyó despavorida después de presenciar el horrendo estrangulamiento y con ello la muerte inesperada de las intrépidas hormigas. Inesperadamente el rumbo de las colegas hormigas se cambia, dirigiéndose hacia su (boljocosh) casa de hormigas. Cargando sus dos féretros, donde posteriormente velarían sus cuerpos; en un éxtasis de velada perfecta. En el salón subterráneo el consejo municipal hormigense ordena que se prendan cirios a cada uno de los difuntos, postrando sus cCronic13uerpecitos en dos hojas. Lejos se deja oír el sacrosanto rosario, enseguida se leen inmemorables pasajes de recuerdos de los momentos más laboriosos de sus vidas. Pasando así largas y dilatadas noches sofocantes en esta primera primavera del 2000.

Durante el día se reparten migajas de caramelos a las hormigas infantes. Con ello transcurren largos días de luto, por lo tanto el orden público se vio seriamente perturbado y el tránsito impasable obligando con esto a enterrar de inmediato a sus dos colegas. Culminando así, con un sepelio y homenaje póstumo para ambas. Quedando únicamente en el lugar de los hechos los barrenderos que limpiarán la basura de ese inolvidable funeral. Por todos los siglos de los siglos.

¡Ah! El sol se empieza a derretir con su cansancio y con ello declina sus rayos. A su paso la calma toma de la mano a la frescura para regocijarse en otro atardecer. El viento le grita desesperadamente al silencio, los árboles le silban a sus sombras, para que todos empiecen a cubrir sus cuerpos con el inmenso manto nocturno de esa noche en primavera en Uninajab.

` Colibrí

Regresar

 
-