Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 3 invitados conectado
Home Año4 1999 Boletin 084
Buscar

Boletin 084 5

hoja5.5

BARRIO DE GUADALUPE
D.R. © Dr. José Eduardo Gómez Moreno.
Comitán, Chiapas, Diciembre de 1999

 

 

CONTENIDO

 

Ahora sí te desmañanaste Carlos, ¿desde qué hora llegaste?

Estoy aquí desde las nueve de la mañana, siéntate Javier, continuemos recordando, sí hombre fijate, algunas cosas las hemos pasado por alto, pero lo importante es que aún la memoria no nos falla tanto. Mirá Carlos, me acordé que donde está ahora la “Plaza del Calzado”, estuvo mucho tiempo una casa de huéspedes, a donde venían a dar los estudiantes que venían a cursar la secundaria o la preparatoria. Ahí mismo funcionó la cantina “Río Escondido”, también existió un gimnasio para boxeadores. Esa calle que nos lleva al Templo de Guadalupe era empedrada; y en la siguiente esquina se le conocía como la esquina del Chulul. A un costado del Templo, donde está el parque ahora, era un terreno rodeado de árboles donde ponían los circos que pasaban por aquí. Me acuerdo mucho del famoso “Teatro Blanquita”, no se si te acuerdas de las obras de teatro que presentaban, eran buenos artistas... ahí conocí al “Chato Padilla”, que sale en la televisión con el “Chapulín Colorado”.

Es cierto Carlos, casi todo alrededor eran terrenos grandes con siembra de café, árboles de chulul que son muy característicos de la región, aguacates, mandarinas, limas de pechito, las entradas de velas y flores eran impresionantes. Cuando se iniciaban éstas se empezaba a vivir la nostalgia de la Navidad, ¡qué tiempos aquellos!, no habían demasiadas casas y, si caminaba uno hacia el sur siguiendo la avenida, pasaba uno por el Barrio del Veinticinco, hasta salir rumbo a la Central de Abasto. ¡Cuántas arboledas fueron destruidas con la construcción de casas y negocios!. Esta misma avenida, por el lado poniente, tenía también terrenos grandísimos, por cuyos huertos con árboles de aguacate, palma real y durazno, se salía al Barrio de la Cruz Grande.

Pasando la Carretera Panamericana, empezaban los magueyales. Todo esto ha cambiado demasiado, ¡cómo ha crecido Comitán!. Desgraciadamente sin ningún orden, sin prevenir las necesidades a futuro, ya estamos empezando a vivir las consecuencias de la sobrepoblación.

Era un paseo muy bonito siguiendo la carretera, los días domingos para ir al campo de aviación donde estaban las canchas de futbol. ¡Cómo era de alegre ver los partidos!, las familias se reunían alrededor del campo apoyando a sus favoritos, llevaban los paquitos para comer ahí después de los partidos. Ahora estos terrenos son ocupados por la Prepa y la Escuela Secundaria Técnica No. 5. Ya tenemos estadio de fútbol, pero ya no es lo mismo; no siente uno la misma emoción.

Hemos crecido tanto que el Panteón Municipal, ya no se da a basto, es necesario otro, lo que no se es dónde podrían ubicarlo mientras no sea como el basurero, que lo hicieron en la entrada del pueblo, todo estará bien.

Así es Javier pero ya se nos hizo tarde nuevamente... mañana -si vivimos-, nos vemos aquí.

 

hoja5.6

POEMA
D.R. © Profr. Carlos Nájera.
Comitán, Chiapas, Diciembre de 1999

CONTENIDO

 

hoja5.7hoja5.8

CONTENIDO

 
-