Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 21 invitados conectado
Home Año4 1999 Boletin 083
Buscar

Boletin 083 5

hoja4.6

COLONIA MIGUEL ALEMAN
D.R. © Dr. José Eduardo Gómez Moreno.
Comitán, Chiapas, Noviembre de 1999

Era un domingo, con una mañana esplendorosa, Julio y Jorge platicaban en el patio de su casa y al fin se pusieron de acuerdo que irían a caminar a la colonia. Los planes serán de la siguiente manera: mirá Jorge nos iremos por la Carretera Panamericana; pasamos por las lagunas de Cumpatá y Yalcok y al llegar a los campos de fut-bol nos quedamos un rato. Luego continuamos nuestra caminata hacia la colonia, si quieres pasamos al ojo de agua que esta a un lado de la zanja donde corría el arroyito que venía de la represa.

Sí Julio, ahí en el ojo de agua todavía existe ese gran árbol de sauce en su orilla, lástima que la gente haya talado todos los alrededores de esta zona, dicen que existe un río subterráneo en los terrenos de la colonia, y ya estando por estos lugares que te parece si continuamos a Chichimá. Ahí también existe otro ojo de agua que le daba vida a un arroyito. Este existe todavía con escasa agua y a cada lado en sus orillas dan sombra los sauces. Desgraciadamente toda esta zona también esta deforestada. Si seguimos el camino a Ixlapa, llegaremos a donde existió otro pequeño río, en cuyo lecho todavía corre agua en temporada de lluvia. Existen en sus orillas muchos árboles de sauce, aunque la mano criminal del hombre los esta talando o quemando, a pesar de que los sauces están protegidos para que no se les destruya. Bajando por este camino podemos llegar a Jatón.

Fíjate Jorge, en Jatón, también existe mucha agua, casi todos los propietarios de terrenos, tienen pozos, que nunca se secan; también hay varios ojos de agua que desgraciadamente se han ido secando, por ejemplo en el cruce de la carretera que lleva a Tzimol, adelantito está el cerro del Goc. En su cima hay ruinas mayas y desde ahí se observa claramente Junchavín, Tenam, Chincultic. Nuestros antepasados podían cuidar todo el valle de Comitán, a través de estos observatorios.

Sí Julio, Jatón que está en una planada, contaba con mucha agua a pocos metros de profundidad, también tenía varios arroyos que se han ido secando. En el rancho llamado Jatón corría uno de ellos, actualmente casi esta seco. Todo este pequeño valle contaba con bosques de juncia y roble (encinos) principalmente, pero desafortunadamente la sobrepoblación y la falta de previsión los fueron destruyendo. Si caminamos un poco más llegaremos a lo que era San Rafael, este lugar antiguamente era uno de los paseos preferidos de los comitecos; los días domingos toda la familia acudía para pasar un día agradable en las sombras de las juncias, ahí también los jóvenes hacían sus escapadas para hacer lunadas... ¡ era muy alegre !, un poco hacia adentro, por el camino viejo para Uninajab, se pasaba un arroyo de agua fresca que estaba entre bosques de espino y juncia.

Es cierto Jorge, pero antes de llegar a San Rafael, en la desviación del camino a Sarabia, a un lado del camino corría otro pequeño río que sustentaba de agua a esta colonia. Por desgracia también ya se secó. De este otro lado en el rancho llamado Pamalá, existieron varios ojos de agua que se han ido extinguiendo, ya que la tala de árboles para poder sembrar dejaron aún a las orillas de los arroyos sin sombras de árboles. Dentro de este rancho corría un pequeño río, que está casi seco pues continúan con la tumba y quema. Estas tierras no son buenas para la siembra ya que son arenosas, aquí pasan cosas curiosas, siembran maíz y cosechan puro chile.

Sí Julio César, antes todo el valle de Comitán tenía bosques con infinidad de especies de árboles, principalmente juncia y roble. Ahora es raro encontrar pequeñas manchas de árboles; casi toda la tierra está deforestada, empieza a presentarse problemas para abastecer de agua a la gente. Antaño no sólo la flora y vegetación eran increíbles, sino que existían gran variedad de fauna... todo se extingue, porque los seres humanos solo buscamos ganancia inmediata en todo lo que hacemos. Los arroyos, ríos, pozos, se secan. Es un mundo demasiado complejo y, como siempre, si tumbas un árbol para construir tu casa te castigan con cárcel, pero dan permisos para que otros pongan aserraderos, disque de maderas muertas.

Yo creo que sí, porque cada vez que usan la motosierra muere el árbol así talado, pero cuando alguien por pobreza extrema roba una gallina para darle de comer a su familia, es refundido al CERESO. Si alguien roba millones, paga la mitad y es dejado libre, con el consabido “usted disculpe, nos equivocamos”.

Tienes razón Jorge, vivimos en un mundo incongruente, pero lo más triste es que estamos destruyendo todo lo que da vida y no hacemos nada para evitarlo, ojalá todo esto algún día cambie, por el bien de todos. 

 

hoja5.9

CONTENIDO

 
-