Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 36 invitados conectado
Home Año4 1999 Boletin 083
Buscar

Boletin 083 3

Cronic8

hoja3.5

SANATORIO DEL DR. ROVELO
Derechos Reservados. Nov. de 1999
D.R. © Marta Dolores Albores Albores.

CONTENIDO

Este sanatorio estuvo ubicado en donde actualmente se encuentran las instalaciones del supermercado “Supermás”, allá por los años de 1971 a 1984.

El Dr. Gustavo Adolfo Rovelo Pinto, gran cirujano comiteco que prestó un servicio muy eficiente en toda clase de cirugías, contaba con gabinete de rayos X con el cual dio servicio a Comitán y muchas poblaciones vecinas.

Colaboraron con el Dr. Rovelo los doctores Julio García, Eduardo Solís y Alfonso Figueroa; y, como enfermeros, Geny Ortega, Antonio Velasco, López y la enfermera Edy; todos muy queridos y recordados por los pacientes que por ellos fueron atendidos. El radiólogo era el Sr. Javier Domínguez Vera y venía como anestesista un médico de Tuxtla Gutiérrez cuando las operaciones eran programadas. Pero en las operaciones, cesáreas o de emergencia, recuerdo que los doctores esperaban la llegada del maestro Figue. así cariñosamente le llamaban al Dr. Alfonso Figueroa Guillén que era quien administraba la anestesia.

Por motivos familiares el Dr. Adolfo Rovelo cerró este centro de salud y se fue a radicar a la ciudad de México, pero el recuerdo de su Sanatorio será siempre reconocido con gratitud y cariño por los comitecos, y por personas de otros lugares que fueron atendidos allí.

AÑORANZAS DE COMITAN (TLC del C.)
Derechos Reservados. Noviembre de 1999
D.R. © Profr. Carlos Nájera (Colibrí)

    

Si señor lector, con la venia de usted, hoy trataremos algo tan tradicional como el asiento de manteca de nuestro pueblo. Trataremos de recordar “las cosas de nuestro Comitán. Me atrevo a escribir esos bellos recuerdos, porque creo que la historia de un pueblo es el cimiento del mismo; y es importante que nuestros presentes conozcan a fondo este terruño natal.

EL NIEVERO  (Como solíamos llamarlo). Es imposible olvidar a ese personaje tan singular, por su voz y su manera de pregonar por las calles de esta ciudad. Al señor Arturo Jiménez Espinosa; que con un acento único le escuchábamos, en aquellos tiempos, la palabra elástica de Nieveeeeeeeeee. Esta palabra se prolongaba hasta que su garganta lo permitiera. Se le veía cargando en su cabeza un bote cilíndrico de regular tamaño y otro más chico en cualquiera de sus manos, este último contenía los barquillos de diferentes tamaños y algunos especiales como “los dorados”. De este hombre solíamos recibir un pequeño barquillo de nieve de 20 centavos, del sabor que correspondiera a la fruta de temporada; por cierto, antes de que nos despachara, nos indicaba que personalmente sacáramos el barquillo del bote chico, como medida higiénica para prevenir alguna enfermedad.

LOS RASPADOS

En el barrio del XXV encontramos al señor Agustín Espinosa Velasco, que es otro personaje como el anterior, que inicia dicha labor en el año de 1952 y 20 años más tarde cambia este producto por las nieves y desde entonces lleva 26 años más realizando con amor su trabajo. Seguramente usted tiene en su barrio, algún personaje como los anteriores que recuerda con mucho cariño, por el producto que vendía o por su genialidad de vendedor. Dichos oficios le diré que son todo un conjunto de cualidades, destrezas e ingenios que no me atrevo a imitar, por temor a no atinarle a los procedimientos o cantidades de: menjurges y echar a perder el producto. Es importante recalcar que estas vendimias típicas, también estaban acompañadas con otras más, como son el salvadillo con temperante, los chiclets Adams y otros más.

PALETAS: ¡Como olvidar esas paletas comitecas! por su sabor o contenido; por ejemplo las de chimbo o rompope que hacían desde hace mucho tiempo y aun continúan haciendo algunas personas. No puedo olvidar el sabor incomparable de las paletas de Doña Cristy, que vivía enfrente de donde actualmente esta textiles Liliana.

REFRESCOS: Si mi memoria no me traiciona tuvimos en tiempos pasados, la Compañía Brisas Chiapanecas; distribuidora de los refrescos sifón y la gaseosita verde; que se repartían en burritos que llevaban un aparejo de madera acondicionado especialmente para cargar el artículo que anteriormente mencionamos y jalado a la vez por todas las calles de nuestro pueblo por el reconocido vendedor Don Ismael. En aquellos tiempos el dueño de la empresa era el Sr. Carmelino Soto, posteriormente queda en manos de su hijo Don Jorge Soto.

VENTA DE ARENA: Aunque este producto no pertenece a la especie de los anteriores, fue encontrado en las páginas del libro de mis recuerdos y por lo tanto cabe mencionarlo. Este negocio consistía en el acarreo de arena de los bancos de los zanjones hacia el domicilio particular del cliente, con el objetivo de que usted realizara la construcción de sus sueños. El material era trasladado en burritos y cada animal llevaba dos costales. El costo de este servicio se trataba de acuerdo con el número de costales que se necesitaba para el trabajo.

¡Cómo añoro seguir hojeando el libro de los recuerdos!, pero me es un poco difícil, por motivo de que el sueño me empieza a vencer y por lo tanto mi libro se cierra.

CONTENIDO

 
-