Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 21 invitados conectado
Home Año4 1999 Boletin 082
Buscar

Boletin 082 5

hoja5.11

TODA UNA VIDA (2a parte)
D.R. © María Antonia Carboney de Zebadúa
.
Comitán, Chiapas, Noviembre de 1999

 

CONTENIDO

En 1952, efectivamente, ocurrió algo sobresaliente en Comitán en lo que al cine se refiere.

 

Con dos semanas de anticipación, a través de los “cartelones” que siempre colocaban en las afueras de la sala del cine, anunciaron en premier de gala “El Derecho de Nacer”, película (basada en la novela del mismo nombre del escritor cubano Félix B. Caigné) que llegaba precedida de una fama sin igual debido a sus muchísimos lectores y la fuerte censura de la Liga de la Decencia. Pero, a pesar de ella y por tratarse de una novela seria, fuera de lo común, interesó al público que leía capítulo tras capítulo que venían impresos en folletos semanales y que, desde varios meses atrás, circulaban con mucho éxito por todo el país. Enseguida la emisora XEW la lanzó al aire en radionovela, de lunes a viernes a las 8:00 P.M.

Este tema, en aquel entonces, levantó controversia entre la sociedad, ya que ésta no aceptaba aún que fueran tratados más abiertamente ciertos argumentos de galanes seductores mancillando el honor de la novia y el de su familia también; de mencionar, allá muy veladamente, el tema del aborto y, por supuesto, el derecho a nacer, levantó ámpula, ciertamente. Pero al cabo de los meses en que desarrollábase la trama y al ir conociendo más a fondo la intención con que el autor trataba de influir a esa cerrada sociedad, ésta misma fue aceptándola, aunque de mala gana, pero convencida al fin de que era hora ya de ser un poco más flexible. Las familias escuchaban la radionovela, identificándose con los personajes principales: Mamá Dolores, María Elena y Albertico Limonta, que noche tras noche nos trasmitían sus fracasos, penalidades, pero también, sentimientos positivos. Por la gran demanda de lectores, radioescuchas y el anuncio de la filmación del tema, la Liga de la Decencia se mostró menos mojigata calificándola en B1.

Así pues, no es de extrañarse el revuelo que causó el anuncio de la premier de tan controvertida cinta. Se exhibiría en la tarde y noche y el preciso día del estreno, cuando fue abierta la taquilla a las 11:00 a.m., era de verse aquella gente de todos los estratos sociales sumándose a la gran “cola” para lograr su boleto. Lo insólito fue cuando los asistentes a la primera función quisieron salir por la única puerta de acceso. Se encontraron con la multitud que a toda costa deseaba entrar a la sala. En aquel choque de humanidades, sin respetar a nadie, entre forcejeos quienes luchaban por salir y otros por entrar, varias personas cayeron al suelo, siendo atropelladas. Otras perdieron un zapato o los dos, las bolsas de algunas damas; y cuando por fin la multitud entrante logró su objetivo, muchos fueron sorprendidos al darse cuenta que uno o varios miembros de la familia habían quedado, en aquel forcejeo, en uno u otro extremo de la sala. Cuando los ánimos se fueron calmando, se aprestaron a disfrutar –y a llorar- la dramática cinta.

En 1954 el cine vuelve a tener otro nombre: Cine “Montebello”, ahora bajo la administración del señor Rafael Robles Domínguez, quien le inyectó dinamismo y nuevas fórmulas a la empresa. El fue quien impuso la moda de salir a la calle anunciando la película del día, en un moderno aparato de sonido instalado en un automóvil. Los cinéfilos nos congratulamos, porque mejoró, en mucho, la programación, tanto de películas extranjeras como nacionales. Siguió el tiempo su marcha; y en la vieja casona que habitó la familia de don Raúl de la Vega, se edificó el que por mucho tiempo fue “Cine Comitán”, que con el “Montebello” brindaba esparcimiento para todos los gustos, con variedad de películas y una que otra velada literario musical para fines benéficos. Mas un buen día, la televisión hizo su arribo en nuestra ciudad y, en consecuencia, la sociedad se olvidó por un tiempo de su antigua diversión. Naturalmente, la novedad ofuscó a las personas quien de inmediato adquirieron su aparato televisivo. Aunque fue la televisión oficial la que aquí se vio primero, que en ese entonces carecía de diversidad de programas, fue muy bien aceptada.

El acabose fue cuando el Canal 2 envió su señal con gran variedad de programas, entre ellos el ciclo vespertino de telenovelas. Ahí si, casi nadie evadía tan grata adquisición. Las amas de casa, casi todas las damas aficionadas a este género o todos en general, se sentaban frente al aparato desde las cinco de la tarde, con la primera telenovela. Así como sucedió en todas partes, la televisión en Comitán fue generando adeptos. Los jóvenes y los caballeros se emocionaban con el fútbol dominical; las jóvenes, con los programas musicales y otros; las señoras, fieles a sus telenovelas y la familia entera, disfrutando “Siempre en Domingo”. Pasada la euforia y preocupada la empresa del cine por atraer de nueva cuenta a sus dispersos clientes, se esforzó por brindarles atractivas cintas.

Así las cosas, al paso de los años ambas empresas continuaron dándole diversión al público, hasta que un cierto momento fueron cerrados tanto el “Comitán” como el “Montebello” para ser inaugurados dos nuevas salas edificadas en el boulevard con el nombre de “Cinemas Galaxia”. El edificio que albergó el “Montebello”, fue acondicionado para el Teatro “Junchavín” donde han desfilado desde la Sinfónica de Jalapa, pasando por excelentes conciertos en marimba y obras diversas de teatro, hasta eventos políticos y otros. Pero un día nos despertamos con la noticia de que los Cinemas cerraban sus puertas definitivamente. Quizá, se piensa, por falta de espectadores que ya no asistían con regularidad. Quizá por la crisis. Quizá por la falta de seguridad en la noche. Quizá... Quizá... Es triste que en un lugar como el nuestro, con tanta tradición en el cine; con tantos años que los habitantes desfilaron en él, se clausure éste que es una diversión universal. Y que ha sido, es y será en todos los pueblos: toda una vida. 

Nota del Editor: Estando Doña Toni Carboney de viaje, afortunadamente el pasado 29 de octubre y bajo una nueva administración, se reinauguraron los Cinemas Galaxia, ofreciendo nueva programación y atractivos servicios (ver anuncio en la Página 6).

CONTENIDO

 
-