Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 10 invitados conectado
Home Año4 1999 Boletin 081
Buscar

Boletin 081 4

hoja4.11

¿ Y QUIEN LLORARA LOS MUERTOS ?
D.R. © Dr. José Eduardo Gómez Moreno
Comitán, Chiapas, 29 de Octubre de 1994

hoja4.12

CONTENIDO

Comitán, se viste de fiesta, ya que está cerca el día de muertos, los campesinos e indígenas de toda la región acuden presurosos para llevar las velas, pan, aguardiente, que brindaran a sus difuntos. Al llegar a la cabecera municipal comercian sus productos elotes, calabazas, camote, chayotes, jocote de corona, jocote agrio, chilacayotes y yuca.

En un intercambio comercial de siglos, los indígenas visten sus mejores galas, con sus bellos trajes autóctonos de múltiples colores, bellamente combinados en una mezcla que el ojo humano percibe sin cesar, la plaza se engalana con un sin fin de flores de la temporada, como azucenas, margaritas, jutuz, tanales de múltiples colores y aromas, la gente se confunde en un ir y venir sin fin.

El panteón de mi pueblo, recién pintado y con puestos de golosinas a la entrada, donde se consigue de todo, desde imágenes de santos, veladoras, jocote en dulce, manzanitas en almíbar, quiebramuelas, trompadas, manía con panela, nuégados, caña de azúcar, jícama, camote y yuca con miel, elotes asados y hervidos, higos azucarados, maíz de guinea, alcohol de todo tipo; desde hincha pie, salta patrás y posh, hasta los vinos de fábrica más refinados; ya que el pueblo se vuelca para convivir con sus difuntos, llevándoles todo tipo de ofrendas.

La cuadrilla de trabajadores de esta temporada se amontonan a la entrada, a donde se escucha “se lo limpio y se lo pinto”, refiriéndose a los monumentos y las tumbas desde luego. Las señoras vestidas de negro se apresuran a rezar a sus muertos, para después preparar los alimentos y comer sobre las tumbas de sus seres queridos. Los jóvenes no pierden el tiempo, pues así como se recuerda a los que se nos adelantaron en el eterno movimiento cósmico, la muerte y la vida se confunden, naciendo noviazgos en la fiesta de los fieles difuntos.

Se escucha llantos, risas, gritos, rezos, música de marimba, tríos, cohetes; en fin, esta fiesta interminable en recuerdo de los que se han ido.

Este día se olvida todo, hasta la lucha fratricida que pende sobre un pueblo que no pide el conflicto, que no lo quiere, que desea la paz con justicia, pero en el que todavía otros deciden por ellos...

Si una guerra estallara ¿quién, quién llorará los muertos, quien les llevará ofrendas, quién escribirá sus nombres?. 

 

 

hoja4.13

PERSONAJES DE COMITAN: “LOS TAXISTAS”
D.R. © Profr. Raúl Espinosa Mijangos
Comitán, Chiapas. Octubre de 1999

hoja4.14

CONTENIDO

“Si quieres ir cómodo, vete en taxi”, sugiere un dicho popular, pero yo digo ¿será esto posible?. Para desgracia de los usuarios no; ¡no es posible! Pues algunos de los “ruleteros” (conductores de taxis) no le tienen mucho amor a su oficio, y esto significa pasar un trago amargo al solicitar este servicio. Pero claro que hay sus honrosisímas excepciones, pues todo tiene su lado bueno y su lado malo. Y es cuestión de suerte abordar un vehículo conducido por un buen taxista, o por un vulgar “chafirete”. Bueno, dejémoslo al azar y pasemos de lleno al tema del que hoy hablaré “los taxistas”.

Este personaje es universal, pues en todos los pueblos y ciudades existen “flotillas” de coches dedicados a la tarea del transporte. Comitán no es la excepción, pues ya en 1931 el Sr. Ulises Pinto y los hermanos Miguel Angel, Augusto y Enrique Albores se dedicaban a hacer viajes en sus vehículos (aunque no eran coches de sitio) volviéndose estos; pioneros del transporte en autos de alquiler. Los caminos no eran muy buenos como los de ahora y hacer un viaje de Comitán a San Cristóbal era una verdadera odisea (uno hacía, 20 horas de viaje).

Los taxistas de Comitán tienen una particularidad, que los distingue de los demás taxistas del mundo: todos tienen apodo, y entre su “gremio” a nadie le llaman por su nombre. Ah...por cierto, hay otros “detallitos” que también los hacen diferentes de los demás por ejemplo; si usted necesita que lo lleven a alguna dirección en especial, mejor dígale; el rumbo, cerca de qué, por la casa de quien o peor aún, dígale como apodan a la persona que usted busca, le aseguro que llegará más pronto y sin tanta vuelta. Otro dato curioso es que si usted lleva prisa él irá a “vuelta de rueda” (despacio), pero si lleva todo el tiempo del mundo, él irá “volando”. Y para el colmo de males, si llueve no lo levantan (pues puede usted ensuciar el tapiz). Si no tiene usted cambio, ni lo intente. Ellos nunca tienen. A las 2 de la tarde no hay uno solo taxi disponible (es el cambio de turno). “La torreta” no la saben usar (lo juro), se supone que cuando está encendida, el taxi esta “libre” y cuando está apagada, el carro lleva pasajero. A propósito, permítame comentarle, lo que me ocurrió en cierta ocasión. Le hice la parada a un taxi que traía la torreta encendida y sucedió el siguiente diálogo:

-Taxista: no, no puedo llevarlo...

-Yo : ¿por qué? Entonces, ¿qué significa ese letrero donde dice “libre”?

- Taxista: que soy libre de llevar al que me de la gana...Y se marchó dejándome con un palmo de narices.

Bueno, ¿qué más puedo decirles? sólo que: “Al que le venga el saco, que se lo ponga” pues repito, todo tiene sus honrosas excepciones. Procuremos dar mejor imagen de servicio, sobre todo para la gente que llega de fuera. 

Respetuosamente

Raúl Espinosa Mijangos.

CONTENIDO

 
-