Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 9 invitados conectado
Home Año4 1999 Boletin 081
Buscar

Boletin 081 2

hoja2.5

LA ETICA DE BELISARIO DOMINGUEZ
Derechos Reservados. Octubre de 1999
D.R. © Xavier González Alonso.

CONTENIDO

 

“Los valores éticos deben provenir del interior del ser humano y no estar sujetos al razonamiento o la conveniencia“.

No se puede ser honesto “a medias” o “a veces” y no se vale ajustar los principios a las condiciones del momento... Esto nos enseña Don Belisario Domínguez; y lo hace no en forma teórica, puesto que su obra escrita es relativamente corta y sobre otros temas, sino a través del ejemplo de toda su vida y de su comportamiento cotidiano como ser humano.

Don Belisario desde niño destaca por su capacidad y tenacidad para aprender y cumplir con sus obligaciones; como hijo amoroso descubre el valor del estoicismo al tener que alejarse de su familia y viajar al Viejo Mundo para estudiar medicina y, aún teniendo ofrecimientos de gran valor profesional y económico para quedarse en París, regresa a Comitán para aplicar lo aprendido. A un Comitán de fines de siglo XIX, que en ese tiempo ni siquiera lo comprende bien, pues se escandaliza por ejemplo de que el Doctor promueva la profilaxis y las prácticas sexuales sanas, y que reciba por igual a pobres y ricos en sus consultas.

Pero ya maduro por la intensidad de los retos que enfrenta en su época de estudiante y alimentado por las ideas de las más grandes figuras del romanticismo europeo, en cuyo esplendor se exaltan los valores éticos, Don Belisario es un ciudadano del mundo que regresa a su Comitán a predicar con el ejemplo y aquí es donde enfrenta con valor la corrupción gubernamental y la crítica ignorante por el hecho de ser masón y de casarse con su prima hermana.

Nada detiene a Don Belisario, de tal forma que su personalidad y valores humanos superan a las críticas. Así,se convierte en Presidente Municipal, prácticamente sin oposición. Y, aunque todos conocemos el momento cumbre de su vida política en el que denuncia al usurpador Huerta, en realidad su participación en la política es totalmente accidental y más bien es la política la que lo busca a él por su prestigio y ética desbordante. De hecho, el Doctor se había negado a ser Senador, pero su destino frente a la verdad -como lo pone el Maestro Alfredo Palacios en su excelente libro-, lo lleva a cuestionar al poder en un Senado débil y temeroso al grado de que, a pesar de que se le representa en la Tribuna del Senado con el dedo de fuego señalando al asesino, en realidad a Don Belisario no se le permitió exponer su heroico discurso, sino que es en forma subrepticia que lo difunde gracias al valor con que contagia a una joven patriota: Doña María Hernández Zarco.                                 

Es pues el apego cotidiano a la ética en donde radica el valor más profundo del heroísmo de nuestro comiteco por excelencia y sobre lo que todos y todas debemos reflexionar, aprender y aplicar en nuestras propias vidas. 

 

 

hoja2.6

VATE
México, D.F. Agosto 15 de 1904
D.R. © Dr. Belisario Domínguez Palencia

CONTENIDO

Permitidme ahora que os indique la fórmula mediante la cual puede conseguirse la mayor suma de felicidad posible sobre la tierra

Hela aquí: “ VATE “. Esa palabra por sus cuatro letras representan los elementos fundamentales de la dicha humana, en cuanto depende del hombre: Virtud, Alegría, Trabajo, Estoicismo.

La virtud consiste en hacer el bien y evitar el mal, es la luz esplendorosa que ilumina la conciencia de todos los hombres, y aquel que en todos sus actos la tome por guía y siga sus indicaciones, estará seguro de no tener nunca de que arrepentirse, y no sufrirá jamás las torturas del remordimiento.

La alegría debe ser la inseparable compañera del hombre de bien. No hablo de esa alegría bulliciosa que no todos pueden ostentar y que, algunas veces, deja tras ella lasitud y fastidio; hablo del goce interior que nace de la tranquilidad del alma y de la satisfacción del deber cumplido.

El trabajo es la más provechosa de las distracciones y la que hace más gratas todas las otras. Quien no trabaja no puede ser feliz. Todos debemos trabajar para hacernos cada día mejores por medio de la educación del cuerpo y del alma. Además, el pobre debe trabajar para crearse una posición desahogada que lo ponga a él y a su familia al abrigo de la miseria y le permita poder ayudar a sus semejantes; y el poderoso y el rico deben trabajar por mejorar la suerte de los desgraciados y de la sociedad en general: esa es la misión más noble que el hombre está llamado a desempeñar sobre la tierra, ese es también el placer más exquisito que el ser humano pueda disfrutar en este mundo.

El estoicismo es la serenidad del alma que permite al hombre ser dueño de sí mismo, rechazando imperturbablemente la impaciencia y la ira como malas consejeras y el miedo, el abatimiento, la aflicción y la tristeza, como estorbos perniciosos que jamás ayudan a resolver una dificultad y contribuyen a empeorar notablemente una mala situación.

En todos los actos de vuestra vida acordaos de la fórmula “ VATE “ y estad seguros que, cual la brújula con sus cuatro rumbos guía al navegante en la espaciosa llanura del mar, así la fórmula con sus cuatro letras os guiará por los intrincados senderos de la vida y os indicará con precisión la línea de conducta que debéis seguir. Pero tened siempre presente que la perfección no es de este mundo, que debéis luchar constantemente con vosotros mismos para manteneros en el buen camino, porque todo hombre es pequeño y débil y a menudo cede a su flaqueza. Sólo Dios es perfecto. 

CONTENIDO

 
-