Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 29 invitados conectado
Home Año4 1999 Boletin 080
Buscar

Boletin 080 2

hoja2.5

¿QUÉ PASARÍA SI BELISARIO DOMINGUEZ NO HUBIERA MUERTO...?
Derechos Reservados. Octubre de 1999
D.R. © Xavier González Alonso.

CONTENIDO

 hoja2.6

Con profundo respeto, en estos días de principios de octubre, en los que la figura ineludible de Don Belisario Domínguez llena nuestro medio, he retomado mis lecturas sobre su pensamiento y, sobre todo, sobre los últimos meses de su vida en el que el olor de la muerte empezó deliberadamente a invadir cada uno de sus espacios, en el Senado, en el Hotel Jardín, en la propia calle.

En las condiciones del País en esos meses de 1913 su muerte era inevitable, desde el mes de marzo cuando con su ingreso al Senado de la República comienza a hacer la diferencia con sus expresiones llenas de valor en la máxima institución representativa de los intereses del pueblo, hasta el 7 de octubre cuando con su sangre viste de gloria a los principios de la Libre Expresión. En realidad, son muchos los momentos en los que Don Belisario expone la vida, al grado de que son sus propios y escasos amigos los que lo recriminan, exigiéndole que modere su actitud, y que antes de tomar la palabra “reflexione en forma ponderada y serena”. De ahí su inmortal frase: “Los actos morales de la conciencia deben ser inmediatos. Pensarlos como ustedes dicen, es ya terreno de la conveniencia y del cálculo”, dice a los senadores Emilio Rabasa y Víctor Manuel Castillo.

Sin embargo, lo más importante es que su muerte no fue en vano, los acontecimientos de los meses siguientes condujeron a consolidar el triunfo de la Revolución Mexicana hasta que el miserable Huerta tuvo que dejar el país el 15 de julio de 1914 y el asesinato del Doctor quedo esclarecido el 11 de agosto del mismo año.

Replanteo ahora mi pregunta: ¿qué hubiera pasado si Don Belisario Domínguez hubiera nacido en los años cincuenta y todavía no hubiera muerto...? Seguramente, sería el Presidente de la República o estaría contendiendo como candidato independiente, pues ningún partido oficial u alianza tendría suficiente dinero para comprarlo... y ganaría con el apoyo del verdadero pueblo. Seguramente Chiapas estaría en paz, porque Don Belisario ya hubiera personalmente enfrentado a Marcos y, lejos de batirse en un duelo, con su autoridad moral hubiera doblegado la intransigencia que obscurece los valiosos principios originales de libertad y justicia del movimiento zapatista. Como universitario, el Doctor Domínguez ya habría encabezado un movimiento que sumara a la búsqueda legítima del diálogo la firmeza en los actos de gobierno y, por lo mismo, ya hubiera destrabado el problema inagotable de la UNAM. Así, no tendríamos conflictos de permanencia indefinida y, en fin, “otro gallo nos cantaría”. ¿No lo cree usted así? 
MI NUEVO MUNDO Y ATARDECER
Derechos Reservados. Oct. 99
D.R. © Profr. Carlos Nájera

CONTENIDO

Los grillos acompañados de un atardecer, me invitan a estrecharme dentro de mis cuatro paredes, que es mi refugio nocturno.

Mi soledad es mi más fiel compañera, ha traído consigo su hermana tristeza, para esperar que la anciana noche me pose entre sus brazos y con su dulce canto me arrulle, hasta que las negras e inmensas nubes de sueño caigan sobre mis ojos.

De pronto la tranquilidad se posa en su trono teniendo como cetro el inquieto manto nocturno.

El aire juega entre los pinos, tratando de encontrar su más viejo amigo que durante milenios ha buscado; el silencio.

Cansado éste de su fatigosa búsqueda, se oculta tras las sombras de un amanecer; para esperar, de nuevo el día que será principio de un hombre feliz, que pronto tendrá su nuevo atardecer.

hoja2.7

CONTENIDO

 
-