Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 12 invitados conectado
Home Año4 1999 Boletin 078
Buscar

Boletin 078 5

Comuni8

Decálogo para la Senectud
D.R. © María Antonia Carboney de Zebadúa
Comitán, Chiapas, Septiembre de 1999

Conmemorando el “día del anciano“, celebrado la quincena pasada, Doña Toni nos comparte unas bellas y profundas reflexiones:

Amiga: ¡aprende a envejecer!

CUIDARAS TU PRESENTACIÓN TODOS LOS DÍAS.

NO TE ENCERRARAS EN TU CASA NI EN TU HABITACIÓN.

AMARAS AL EJERCICIO FÍSICO COMO A TI MISMA

EVITARÁS ACTITUDES Y GESTOS DE VIEJA ARRUMBADA

NO HABLARAS DE TU VEJEZ NI TE QUEJARÁS DE TUS ACHAQUES

CULTIVARÁS EL OPTIMISMO SOBRE LAS COSAS

 

 

. Al mal tiempo buena cara.. Acabarás por creerte más vieja y más enferma de lo que en realidad estás. Y te harán el vacío. Nadie quiere estar oyendo historias de hospital deja de autollamarte vieja y considerarte enferma.. La cabeza gacha, la espalda encorvada, los pies arrastrándose. No. Que la gente diga un piropo cuando pases.. Un rato de gimnasia o una caminata razonable dentro o fuera de casa. Contra inercia, diligencia.Nada de jugar al enclaustrado o al preso voluntario. Saldrás a la calle y al campo de paseo. El agua estancada se pudre y la máquina inmóvil se enmohece.Viste bien, arréglate como si fueras a una fiesta. ¡Qué más fiesta que la vida!

 

Se positiva en los juicios, de buen humor en las palabras, alegre de rostro, amable en los ademanes. Se tiene la edad que se ejerce. La vejez no es una cuestión de años, sino de estado de ánimo.

TRATARÁS DE SER ÚTIL A TI MISMA Y A LOS DEMÁS

TRABAJARÁS CON TUS MANOS Y TU MENTE

MANTENDRÁS VIVAS Y CORDIALES LAS RELACIONES HUMANAS

NO PENSARÁS QUE TODO TIEMPO PASADO FUE MEJOR

. Deja de estar condenando a tu mundo y maldiciendo tu momento. Alégrate de que entre las espinas florecen las rosas. Positiva siempre, negativa, jamás. El anciano debiera ser como la luna: un cuerpo opaco, destinado a dar luz.... Desde luego, las que se anudan dentro del hogar, integrándose a todos los miembros de la familia. Allí tienes la oportunidad de convivir con todas las edades: niños, jóvenes y adultos. El perfecto muestrario de la vida. Luego ensancharás tu corazón a los amigos, con tal que los amigos no sean exclusivamente viejos como tú. Huye del bazar de antigüedades.. El trabajo es la terapia infalible. Cualquier actitud laboral, intelectual, artística... Medicina para todos los males, la bendición del trabajo.. No eres un parásito ni una rama desgajada voluntariamente del árbol de la vida. Bástate hasta donde sea posible y ayuda. Ayuda con una sonrisa, con un consejo o un servicio.

Comuni9

Imponente
D.R. © Profr. Carlos Nájera. (Colibrí)
Comitán, Chiapas, Septiembre de 1999

Todas las madrugadas te observo al atravesar aquella región, cuando los primeros rayos del sol rayan un alba más, de tu altivez de toda una imponente mujer que orgullosamente muestra su febril existencia.Comuni10

Es hermoso gozar con detenimiento la estructura monumental de tu cuerpo; luce ligeramente cubierta con su camisón blanco de niebla, unas miradas sigilosas de los días dejan entrever los necios andares del hombre; como puntadas en hilván zig-zag de la tela verde obscuro de tu vestido.

En tus entrañas se dejan oír, mil trinos diversos unísonos de las aves silvestres que cobijas. Tu cabellera son diminutos hilos de plata que recorren desde lo más alto hasta tus pies, haciendo riachuelos con cauces interminables que juegan de la mano con las piedras que acompañan en su andar. Eres la envidia infinita de quien te juzga y admira sin compasión. Dos peñascos, obscuros, negros, profundos e inquietos, hacen que tu mirada sea taciturna en aquellas penumbras, donde impones la admiración perfecta de la inexistible perfilada nariz de tu rostro. Tu cabeza rompe la virginidad de lo inalcanzable, presumiendo obligatoriamente aquel esporádico caserío, como peinetas de plata pura, cual brillan con esos atardeceres testigos fieles de tu existir.

¡No sabía tu nombre¡ Sólo oí murmurar por los transeúntes que se encuentran en tus faldas, que te llaman “¡Cuchumatán!”.

DD00919

 
-