Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 17 invitados conectado
Home Año4 1999 Boletin 076
Buscar

Boletin 076 3

Cronic6

Cronic7
¡Tanto soñar con el Agua Entubada!
Derechos Reservados. Julio de 1999.
D.R. © Marta Dolores Albores Albores.
Allá por los años 1935-40 se nos hacía a los comitecos una cosa imposible llegar a tener agua entubada, ni se imaginaba uno cómo sería ese servicio.

Teníamos a nuestra “madre pila”, como le decía la gente anciana a la pila que nos dio por tantos años, sin faltarnos jamás el agua necesaria para vivir. Los burreros con sus burritos y sus cuatro barriles de madera, en constante acarreo, llevaban agua a las casas. Algunas personas acomodadas tenían su burro y su mozo o mocito que llevaba el agua; otros la compraban con su burrero marchante o por cántaros con las mujeres; pero a nadie le faltaba agua durante todo el año, acentuándose en tiempo de calor el comprar más agua y los burreros preparar más equipo para la venta.

En la cocina se tenía una hermosa olla de barro donde se dejaba el agua para cocinar y lavado de trastos, siempre se mantenía el agua fresca tapando la olla con una tablita o comal de barro; para lavar la ropa, se contaba generalmente con dos ollas también dCronic8e barro; una, para el agua de lejía de ceniza y la otra, para enjuagar. También había artesas de madera en los patios para llenarlas y bañarse con agua soleada; o, si se tenía baño de regadera, para subirla por una escalera al tinaco o cubeta de madera. Desde luego no habían excusados como los de hoy ni drenajes; y los pisos nada más se barrían y no se trapeaban; ni se lavaban carros, ni se regaban los jardines con mangueras. Pero eso sí, en todas las casas habían bellísimos jardines y en los corredores macetas con helechos, begonias y otras bonitas flores que sí se regaban con regaderas de hoja de lata con su pequeña chichina; y el agua de las tinas de baño se tiraba al jardín, después de haberse bañado las personas grandes o los niños. En lugar de carros, los señores tenían su bonito caballo, que era bañado y cepillado en el tanque de los caballos que hasta la fecha existe en el barrio de la pila. Y, como puede deducirse de todo lo anterior, siempre se nos enseñaba que no se debía desperdiciar el agua.

Y por fin el anhelo de muchos años llegó en el año de 1942. El agua entubada fue una realidad en Comitán y después empezaron los problemas de la Cueva del Tío Ticho, que en tiempos de lluvia se inundaba y en tiempos de calor era insuficiente. Por los años 1972-73 tuvieron las autoridades que repartir el agua en pipas por los diferentes barrios de la ciudad. Una nueva toma y otros pozos más han seguido dando agua a Comitán que ha crecido mucho; de nueve barrios originales ahora son más de setenta; además, el Campo Militar, los Fraccionamientos y Colonias de la periferia, han requerido que el servicio de agua sea cada vez más grande y, actualmente, el problema se ha acentuado con el adeudo de tantas personas morosas y las tuberías clandestinas... En fin, el caso es que aquel sueño de tener agua entubada de los felices años en que sólo teníamos el agua de la pila, se ha convertido en pesadilla, de la que esperamos pronto despertar.

 

DD00919

 
-