Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 16 invitados conectado
Home Año4 1999
Buscar

Boletin 072 5

Comuni1

TZIMOL, PERRO VIEJO / 2a PARTE
D.R. © Dr. José Eduardo Gómez
Comitán, Chiapas, Mayo de 1999

>>> Continúa del boletín anterior (Núm. 71) <<<

¡Vámonos!. Se escucha una voz, continuamos; el camino serpentea y las dificultades para continuar son mayores. Nos encontramos con lugares bastantes peligrosos y hay que rodearlos, conforme avanzamos encontramos pequeñas caídas de agua, el canto de los pájaros regocijan el espíritu, la vegetación es más espesa, una ardilla pasa saltando de un árbol a otro, el cañón que el río ha ido cincelando a su paso, nos hace difícil el poder continuar.

Salen los lazos para poder bajar, se hacen cadenas humanas, a los gordos se nos dificultan más estos peligrosos lugares, con un alto riesgo de una caída. La adrenalina funciona a mil por ciento, las piedras tiemblan, en algunos lugares del camino la vegetación es tan espesa que tenemos que pasar gateando, se escucha un grito, alguien se cortó la mano con un cuchillo que estaba tirado; para seguir la cuenca del río tenemos que bajar una difícil pendiente, cada quién se acomoda de la mejor forma: sentados o rodando, el cansancio se hace presente; estamos bañados en sudor, llevamos cinco horas en la travesía, en algunas partes encontramos pequeñas playas despejadas, en las que el agua toma un color verde esmeralda, la naturaleza es magnánima.

Llegamos a una cascada que tiene una caída de tres o cinco metros de altura, existe una caverna en su interior y miles de golondrinas atraviesan la cascada hacia la caverna. Esto es de una belleza increíble, al grado de que es necesario estar aquí para sentir y comprenderlo. Se olvidan los golpes, las raspaduras, así como el agotamiento; se siente una paz interior; continuamos nuestro camino y vamos encontrando algunas otras cascadas de menor tamaño, la brisa del río refresca de nuevo nuestros acalorados cuerpos, en algunas partes del río se ven peces de diferentes tamaños surcando sus aguas, pasamos otra cascada más grande que la anterior, tiene aproximadamente unos ocho metros de altura, esto hace que nos desviemos un poco del camino, este lugar crea una atmósfera de tranquilidad, la escarcha del agua de la cascada nos da en el rostro .

El río se ensancha , caminamos a un costado de él y cada vez es más difícil seguir; si al principio decíamos ¿quién fue el inteligente que decidió esta travesía? ahora ya lo vemos con malos ojos (no es cierto). La verdad es que ha sido algo inolvidable.

Escuchamos el estruendo de la cascada madre de este río, es impresionante. Por desgracia aparece también la obra del animal más depredador del planeta, el único que destruye su hábitat: “el hombre”. Hay cientos de hectáreas devastadas por la tala y el fuego, se ven algunos mogotes de zacate estrella, con dos o tres vacas flacas; sin piedad se han destruido inclusive las márgenes del río, no hay sombras, la vegetación fue arrasada, sin embargo el ruido atronador de esta cascada que tiene unos treinta metros de altura, nos aísla la belleza de “La cola de caballo”, “Velo de novia” y “El chiflón” ; estos son algunos de los nombres con los que se conoce a esta cascada.

Si se hicieran andadores, reforestación y algunas estructuras cuidando el medio ambiente, lugares para acampar con vigilancia, se generarían empleos para cientos de personas, sería un parque ecológico que atraería turismo. Desgraciadamente no aprovechamos lo que la naturaleza nos brinda, al contrario somos culpables de su destrucción.

El grupo de exploradores “Los sasbenes” continuamos nuestro camino, el río nos invita a tomar un refrescante baño en sus aguas, estamos cerca de llegar a la colonia de La Mesilla, en este lugar nos esperan con un camión de tres toneladas, comida, refrescos y bebidas espirituosas. La travesía nos llevó más de diez horas, la tristeza me embarga, al salir a la carretera me despido del río, el seguirá su peregrinar, llevando vida con sus aguas, nosotros volvemos a Comitán, me queda un dolor opresivo en el pecho, pensando ojalá con el paso del tiempo este río no desaparezca con la “ayuda” del hombre.

Nota del Editor: En la actualidad la Coordinación de Desarrollo Económico y Turístico de Comitán está llevando a cabo un proyecto en este sentido, para habilitar el bello y promisorio paseo de las Cascadas del Chiflón, en coordinación con el H. Ayuntamiento de nuestro vecino municipio de Tzimol. (Junio 1999)

DD00919

 
-