Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 64 invitados conectado
Home Año3 1999 Boletin 071
Buscar

Boletin 071 4

Comita10

HOMENAJE PARA LAS MAESTRAS Y MAESTROS DE COMITAN
D.R. © Lourdes De la Vega Román.
Comitán, Chiapas, Mayo de 1999

Comita11Con elegancia y juventud, el joven Daladier Anzueto fue la atracción principal durante el merecido homenaje a las maestras y maestros de Comitán, el pasado domingo 16 de mayo.

Con clásicos románticos como Sin ti, Candilejas, Comitán, Cuando vuelva a tu lado, Sabor a mí y Delirio, el joven cantante hizo su debut en el Teatro de la Ciudad Junchavín, en el festival “Al maestro con cariño”, celebrando al mismo tiempo su cumpleaños número quince. (Hijo de tigre... Pintito).

Nos congratulamos con el artista, su familia y con el H. Ayuntamiento que, a través de la Coordinación de Arte y Cultura Municipal, sigue haciendo esfuerzos para brindar a Comitán espectáculos y esparcimiento sano de calidad y buen gusto.



Cuando termine esta primavera,
cuando sea el silencio parte de olvidarte
y nuestra armonía no sepa más que el recuerdo,
que la ansiedad de un beso que se pierde,
que unos labios escapando de la venas,
cuando el amor que alimenta esconda tu rostro
y mis manos sean para ti tantas espinas,
una esperanza que se acobarda a resistir,
la tumba de este espacio en que llegaste,
cuando termine esta tarde
en que la lluvia no moja mas allá de mi cuerpo,
en que la muerte se confunde en la memoria
a se enreda este paraíso en nuestras almas.
Aunque alguna viaje desesperada para encontrarte
comprobando que lo que sucede no es como un sueño
que para amarnos no hace falta simplemente llamarte
enterrar la muerte que me esconde tus señales,
soñar en tus alas un sueño de antes,
cuando termines lo que siento por ti
verás la fruta de nuestra fruta con otras flores,
serás en la semilla aquél fuerte sentimiento de vivir,
la ilusión de ser vida en otra vida,
ser cuerpo en otro cuerpo en donde pudiste también llegar,
conocer que estos amores no pueden entregarte,
ahora mi amor es saber que no me alcanzaste a olvidar,
sentir que el reloj se parte,
desconocer los defectos de la vida en que me hallaste,
y mezclar el silencio de tus palabras con mis labios sedientos,
cuando ya no logremos vernos no harán falta las palabras,
cuando termine esta primavera ambos nos habremos ido.

CUANDO TERMINE
D.R. © Luis Daniel Constantino M.
Comitán, Chiapas, Mayo de 1999.
PERSONAJES DE COMITAN:
“LIBRE COMO EL VIENTO” (El Tibio)
D.R. © Profr. Raúl Espinosa Mijangos,
Comitán, Chiapas. Mayo 1999

Dicen que, “Aunque la jaula sea de oro, no deja

de ser prisión”,

y es que a todos nos gusta la libertad. ¡Sí!, la libertad de hablar, reír, de pensar, de soñar, de ser, de estar, en fin: ¡Ser Libres! Y serlo implica decidir, hacer algo o no hacerlo, comer o ayunar, dormir o desvelarse, bañarse o dejar de hacerlo.

Al personaje de quién hablaré ¡no le gusta bañarse!. Bueno, y es que “la cáscara guarda al palo”, y él dice que si se baña, se le enfría el cuerpo y a él le gusta estar “Tibiecito”. Por ésta razón a José Angel Alfaro Solís lo conocemos como “El Tibio”.

Este mote a él no le molesta, pues dice qué así lo llaman desde niño, cuando se ganaba la vida trabajando de limpiabotas, oficio que desempeñaba afanoso, ya que no le gustaba ir a la escuela.

Cuando cumplió 14 años se fue de Comitán para conocer otros lugares. Estando en Oaxaca, su vida dio un giro brutal, pues alguien de mala fe, le dio a beber “algo” que transformó su ser.

Desde entonces José Angel (el Tibio) deambula por las calles solitario pues, como él mismo dice: “prefiero ser libre como el viento y sin que nadie me mande”.

Él recorre las calles, de pronto atraído por la música se mete a las casas donde hay fiesta, a veces se pone a bailar, otras veces tan solo pide que le conviden una copa. Y, cuando se torna inoportuno, la gente le dice “¡Ahí viene el agua!”, con lo que pone “pies en polvorosa”, huyendo antes que perder la temperatura de su cuerpo.

Por lo tanto a José Angel (el Tibio) lo encuentra usted en la calle, en las fiestas o, por las noches, durmiendo a las puertas de urgencias del Hospital General de Comitán.

José Angel tiene familia y siempre velan por él, pero como ya hemos dicho antes, nuestro amigo “El Tibio” a sus 36 años, prefiere la soledad y la libertad.

`

Sinceramente

Raúl Espinosa MijangosComita15

 

 

 

 

 

 

 

DD00919

 
-