Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 48 invitados conectado
Home Año3 1999 Boletin 070
Buscar

Boletin 070 3

hoja3.7

Los servicios de Salubridad y
Asistencia en Comitán / 2a parte
Derechos Reservados.
D.R. © Marta Dolores Albores Albores. Mayo de 1999.

CONTENIDO

 

 

>>> Continúa del boletín anterior <<<

Con la enfermera Lucrecia Aguilar y Librado Avendaño vacunamos a todos los habitantes de los poblados a lo largo de la Carretera Internacional, entrando a los desvíos caminando y en algunos lugares a caballo.

Creado por el Presidente de la República, Don Adolfo Ruiz Cortines, en el año de 1954 empezó el Programa de Bienestar Social Rural dentro de la misma Secretaría de Salubridad y Asistencia. Con este programa se instalaron varios Centros de Bienestar en el medio rural de esta zona. El personal médico llegaba un día de la semana a cada centro, y en cada uno previamente se formaba un Comité que estaba al pendiente de su buen funcionamiento. En estos centros se servían desayunos infantiles y se impartían clases de corte y confección, cocina, taller de carpintería, deportes y saneamiento. Además, se tenía una Sección Materno Infantil a cargo de un médico, así como la prevención de enfermedades por vacunación y pláticas para adquirir hábitos higiénicos. Todo el personal era transportado en un vehículo del mismo programa, contándose además con el servicio de una ambulancia para el transporte de enfermos al hospital de Comitán.

En apoyo a estos servicios, con ayuda de las comunidades y con material de la región, se construyeron puentes, caminos vecinales, así como fogones y letrinas; se promovió el uso del agua potable y electrificación. Este programa fue secundado por el gobierno del Lic. Gustavo Díaz Ordaz. Sin embargo, en el año de 1968 los Centros fueron levantados quedando mucho del equipo de trabajo en las mismas comunidades; el personal fue ubicado en el Centro de Salud y otros en Misiones Culturales.

Por este tiempo ya estaba funcionando el nuevo hospital en el lugar donde actualmente se encuentra, con muchas remodelaciones y ampliaciones, con mucho más personal y médicos especializados; sin embargo se seguían haciendo curaciones y operaciones con pocos recursos económicos. Las enfermeras que quedaban de guardia -Estela Carpio, Ernestina Pinto, Ma. Isabel Aguilar y María Solís-, no tenían médico permanentemente y cuando se presentaba algún problema que ellas no podían resolver tenían que mandar a despertar a los médicos. Los que mayores servicios prestaron en esa época fueron los doctores Roberto Ortiz Solís, Enrique Pulido Castañeda, Ciro Ruiz Culebro, Alberto Pérez Matus y algunos pasantes en Servicio Social, entre ellos el Dr. Humberto Córdova Cordero, actual Secretario de Salud estatal y el Dr. José Antonio Mijangos Castellanos quienes, con muy buena voluntad, ayudaron en este hospital practicando operaciones gratuitamente. Es importante reconocer que todos ellos, incluyendo al Dr. Adrián Chavarría, de origen centroamericano, colaboraron en este hospital con muy pocos recursos y resolviendo todos los problemas que se presentaban.

Actualmente se cuenta con un amplio y magnífico personal el Hospital y Centro de Salud; correspondiente a la Jurisdicción Sanitaria No. III, abarcando muchos campos de trabajo como la prevención de enfermedades que es un programa continuo y que ha logrado mucho.

Desde esta crónica hacemos patente nuestro recuerdo para todos los trabajadores desaparecidos que dieron parte de su vida en esta noble labor de prolongar o salvar vidas y nuestros mejores deseos porque los que actualmente laboran en este campo sigan adelante para el bien de nuestro Comitán. 

hoja3.8

CONTENIDO

Ser Madre

Elva Gómez

 

Y he desgarrado mis entrañas
henchidas de dolor y dicha
para nacer en otras vidas,
en otros seres, en otros tiempos.
Viviré la infancia que no recuerdo
y aprenderé lo que ya he aprendido,
recorreré senderos que nunca he visto
y estaré fatigada por la carga que no tengo.
Miraré tantas cosas con otros ojos
que los míos se me irán cansando
oiré palabras de amor en otros oídos
sin gozar si quiera la dicha del sonrojo.
Viviré la vida en tres seres diferentes,
seré brújula en tres naves sin timón.
gozaré la dicha en otros corazones
y enjugaré lágrimas que no he llorado.
Ser madre es esto y más,
y cuando en polvo me convierta,
quedaré vagando en los jardines
y en las cuatro paredes del recuerdo.
Y quedaré por siempre en otros seres
y en otras vidas de otros tiempos.

CONTENIDO

 
-