Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 59 invitados conectado
Home Año3 1999
Buscar

Boletin 063 3

hoja3.10

LA PLANTA DE LUZ ELECTRICA
Derechos Reservados.
D.R. © Marta Dolores Albores Albores
Enero 1999.

CONTENIDO

Los materiales para la planta de luz llegaron a Comitán en carretas, y el pueblo entusiasmado salió a las calles para verlos llegar.

Materiales que luego fueron llevados al pueblo de Tzimol, ya que en un lugar llamado San Diego se instaló la planta hidráulica, aprovechando la caída del agua del río, que tiene este lugar y trayendo la conducción a Comitán , por medio de postería de madera, hecha de enormes troncos de árboles , y el cableado sostenido por éstos.

Para el cuidado de esta postería , había una persona llamada celador de línea , que estaba pendiente de desmontar la brecha y checar que no se juntaran los cables por medio de ramas o algo que impidiera el buen funcionamiento .Yo recuerdo que ese cargo lo desempeñó durante muchos años don Lorenzo Mollinedo.

La llamada “Estación de Luz “ estaba a cuadra y media del hoy Hotel Internacional, rumbo a Guadalupe y era atendido por don Onésimo Nápoles, que vivía con su familia en ese mismo lugar. Se guardaban ahí las grandes escaleras que servían al personal para hacer las reparaciones, y en la pared de la oficina existía un teléfono con una gran bocina, que solamente era para comunicarse a la planta en Tzimol.

Las oficinas se ubicaron en varios domicilios hasta llegar a la dirección donde está actualmente. La gerencia fue ocupada por varios señores, siendo algunos de ellos don Wenceslao Albores (don Bencho) y don Reinaldo Avendaño.

Los recibos de luz eran de $ 3.00 mensuales, en su mayoría y cuando se necesitaba de luz extra, para fiestas o algún evento especial como las serenatas, se solicitaba un servicio provisional por días, así instalaban un enorme foco de arco a medio manteado en los patios para las fiestas o las serenatas en la calle. Estos focos especiales tenían un plato como sombrero y un enorme bombillo que daba una luz mas potente que los focos normales, que eran de vidrio claro y que, ya fundidos, se les cortaba la parte de metal y servían como bombas o capelos para santitos.

La luz se encendía a las 6 de la tarde, tiempo que sirvió de medida para las recomendaciones de las mamás, para que todos lo jóvenes, que estaban de paseo, en una visita o piñata regresaran a su casa a la hora que se prendiera la luz... y se apagaba a las 5 de la mañana hora de ir a la misa primera. En las farmacias se prendía un foco rojo en la puerta para avisar que estaba en turno. Existía también un conmutador que, al apagar la luz de dentro de la casa, automáticamente se prendía un foco en el comercio o puerta de la calle, lo que ayudaba a dar mayor alumbrado a las calles, ya que en cada esquina había un poste de alumbrado público.

No existían los medidores, ni aparatos eléctricos, pues la luz solo se utilizaba por las noches y éstos llegaron después, pero como dicen en un anuncio de la televisión, esa es otra historia y la daremos después

hoja3.11

CONTENIDO

 
-