Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 4 invitados conectado
Home Año3 1998
Buscar

Boletin 052 3

Derechos Reservados. D.R. ©1974-1998
González De la Vega, Comitán, Chiapas
Tel y Fax: (9) 632 02 00
Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Publicación quincenal 
Distribución gratuita.
Tiraje: 1,000 ejemplares
wencabezado

52
PAGINA 3

Año Tres No. 52 | 1a Quincena de Agosto de 1998 | Familia González De la Vega
Publicación sobre el pasado, presente y futuro de Comitán y la Región Fronteriza de Chiapas ®
 
 
wlolita

DISFRUTEMOS NUESTRA FERIA
Derechos Reservados.
D.R. © Marta Dolores Albores A. Agosto 1998.

Doña Lolita Albores
Cronista Vitalicia de la Ciudad

Contenido

 

wfrentestodomingo

Contenido

 

wstodomingopostal

Contenido

wparquecentral

Contenido

La "Feria de Agosto" es nuestra principal fiesta popular en Comitán. Hace más de cuatro siglos que los frailes dominicos nos dejaron como Santo Patrono a Santo Domingo de Guzmán, y, desde entonces, la celebración religiosa siguió año con año. Posteriormente fueron llegando personas de otros lugares con sus vendimias, poniendo sus puestos hechos con cuatro palos y techados con petates en una gran plaza empedrada, frente al templo parroquial de Santo Domingo.
A principios del siglo actual, se construye el parque central "Benito Juárez" y para el año 1921 ya la fiesta de Santo Domingo empieza a tomar más características de feria regional. Se nombra a una Reina de la Simpatía, siendo la primera soberana de esta festividad la señorita Soledad Mandujano Pinto, del barrio de La Pila. Siguió la feria teniendo más lucidez y más comercio cada año, sobre todo con la venta de "muletos" en la plaza de toros, hoy Centro de Salud. Y no vuelve a designarse otra reina sino hasta el año 1934, cuando con el nombre de Feria Comercial de Agosto, se eligió a la señorita Ofelia Culebro Ortiz como reina en ese año. Desde 1936, se ha mantenido la costumbre de elegir reina para la feria.

La dinámica y contenido de esta celebración cambió sobre todo cuando se trasladó primero a la Colonia Miguel Alemán y después a las instalaciones preparadas especialmente para alojarla denominada Feria Comitán. Las festividades religiosas quedaron únicamente en el templo y ya no se ponen puestos ni hay kermeses en el parque central; aunque cambió el sabor tradicional de nuestra feria, mejoró en el aspecto comercial y turístico, pues ahora con el nombre de Feria de la Marimba y de las Flores, incluye exposiciones institucionales, empresariales y comerciales, un programa cultural con el apoyo de la Casa de la Cultura, diversos eventos deportivos y artísticos, así como los tradicionales juegos mecánicos, peleas de gallos y puestos para ir a comer con la familia o los amigos.

Pero en el corazón de nosotros, los comitecos, ninguno de estos cambios debe modificar nuestro sentir respecto a la fiesta de "nuestro" Santo Patrono Tata Domingo; entremos a visitarlo como antaño llevando nuestras flores y velas, le pidamos, le roguemos, le expongamos nuestras penas, las necesidades de nuestro pueblo, por algo es pues el Patrón; enseñemos a la juventud y a la niñez qué es verdaderamente una feria y cómo se debe disfrutar, que revivan nuestras costumbres y tradiciones. Recordamos cuando nuestras mamas o abuelitas nos llevaron a persignar frente a Santo Domingo, cuando nos enseñaron a pasarle por sus manos y vestido ramas de oloroso hinojo para curarnos después, que no se pierda esa fe que nos es tan necesaria en todas las épocas de la vida, que no se olvide cual es el motivo de nuestra feria y, después, disfrutemos de todo lo que habrá en los días de celebración.

No empecemos a decir y a pensar que todo está muy caro, que no alcanza para nada, que está muy lejos para ir caminando... ¿porqué no organizarse en grupos de amigos y caminar por nuestro hermoso boulevard hasta llegar a las instalaciones de la feria?, comernos unos nuégados o un maíz de guinea, unos nantzes o jocotes curtidos y tomar su mistelita, eso no es muy caro y, si se puede, cenemos enchiladas y ponches el mero día de Santo Domingo. No olvidemos que la feria es nuestra, somos la gente de Comitán quienes más debemos gozarla; invitemos como antaño a nuestras amistades a ir al templo y luego a sentarse en las bancas de nuestra plaza central donde podremos escuchar música de marimba y así revivir muchos recuerdos. Ver las entradas de flores, los cohetes, los tambores y pitos. Esto -repito-, es nuestro y muy nuestro, no lo debemos olvidar, no creamos que se trata de costubres pueblerinas y que ya somos de otra forma de pensar y de sentir más modernas... En el fondo, muy en el fondo de nuestras almas, algo nos hace sentir que somos comitecos "cositías", como nos han dado en llamar. ¡Qué bonito!, cositía es una cosa bonita, cariñosa, dulce y buena. Que no nos avergüencen nuestras costumbres, no nos apene "hablar de vos", puesto que es la tradición lo que da a los pueblos historia, pasado luminoso y personalidad, sin olvidarse el presente.
Nuestras autoridades y Patronato de la feria están tratando de darnos una bonita feria en lo posible, que sea el pueblo el que responda con alegría, con el deseo de que nuestros visitantes digan: "¡Qué alegres son los comitecos, qué bonitas sus ferias, qué amable su gente, dan deseos de volver a convivir con ellos!"
La feria ya está aquí, preparémonos con mucho entusiasmo para gozarla y vivirla pensando únicamente en que Comitán está de fiesta y que la Feria de La Marimba y de las Flores nos dejará este año gratos recuerdos.

Contenido


 

 
-