Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 8 invitados conectado
Home Año3 1998
Buscar

Boletin 048 2

hoja2.5

hoja2.25

REFLEXION SOBRE UN SUICIDIO ECOLOGICO
Derechos Reservados. D.R. © Lourdes De la Vega. Junio 1998

CONTENIDO

hoja2.26 Hoy quise preguntarme ¿qué sentimos todos nosotros en estos últimos días, cuando al despertar una mañana notamos que el cielo de Comitán había cambiado de color?... Con tristeza vimos que el azul intenso que nos hizo decidirnos a vivir aquí, se había cambiado por un gris brumoso impenetrable. Quizá este cambio solamente nos llamó la atención, sin imaginar siquiera que fuera algo tan terrible lo que estaba provocándolo...

Los primeros días, todos comentamos sobre la bruma, el sol enrojecido, la luna naranja y el olor a humo. Conforme fueron pasando los días, nos fuimos acostumbrando a todo ello... sabíamos que en algunos lugares de Chiapas se estaban quemando los bosques, que muchos campesinos en su afán de preparar la tierra para el cultivo con prácticas arcaicas, habían provocado el descontrol del fuego, también propiciado por una intensa sequía.

Con estas noticias nos preguntábamos ¿qué podemos nosotros hacer?... sólo sentirnos impotentes y con las manos atadas para protestar simplemente por lo que nos estaba afectando el humo.

Sin embargo, cuando supimos que algo de lo muy nuestro era lo que se estaba destruyendo, algo muy cercano a cada uno de nosotros... ¡Los Lagos de Montebello!. Fue entonces cuando verdaderamente nos dolió al pensar en la destrucción de aquellos lagos azules y verdes o de tantos colores con que cada uno, en su romanticismo, pudo alguna vez ver. Aquel bosque con pinos inmensos, llenos de misterios y belleza se ha destruido en gran parte. En algunos lugares que todos hemos conocido por su majestuosidad, no queda casi nada, solamente desolación, cenizas y un aire con olor a muerte.

¿Cómo nos sentimos ahora? Hay una palabra comiteca que lo expresa bien: “enflatados”. ¿Pero qué podemos hacer? Creo que algo tiene que surgir de la mente de cada uno de nosotros para hacer conciencia en nuestros hijos, para que esto no vuelva a pasar, para que el Comitán que a nosotros todavía nos toco ver, oler y sentir, sea también de ellos.

Hagamos desde ahora algo para evitar que esta bruma de destrucción vuelva a envolvernos y, sobre todo, para cambiar esa apatía de muchos de nosotros que permitió que esto sucediera. Le invitamos a proponer a través de este medio sus ideas para prevenir y combatir el desastre que ocasionan los incendios agroforestales.

Dejemos una semilla en Comitán para que los que vienen detrás de nosotros puedan ver a esta ciudad convertida en una verdadera fuente de progreso; una ciudad limpia, oliento a vida y perfume de la naturaleza que haga honor al romántico nombre de Comitán de la Flores.

t

CONTENIDO

¡ Aunque usted no se lo

«««Página 1.

El costo para la nación por las pérdidas en los incendios es incalculable... por ello, se necesita actuar con firmeza para detener, de una vez por todas, la depredación del bosque en aras de una supuesta cultura agrícola basada en el paternalismo y la intransigencia.P

Por otra parte, nos llamó la atención las declaraciones en la prensa europea, tratando ahora de poner en punta al ejército mexicano y la Iglesia católica por el conflicto en Chiapas... En estas declaraciones es importante precisar que NO es la Iglesia lo que amenaza, sino las personas que aprovechan su posición de respeto y autoridad moral y religiosa, para figurar como protagonistas y tener argumentos para sacar dinero a las Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s) que han venido financiando con enormes cantidades la difusión del movimiento zapatista. Nosotros pensamos que este gran esfuerzo de difusión, encaminado entre otras cosas a tratar de obtener un Premio Nobel que nunca va a llegar, bien podría utilizarse para promover un OSCAR al mejor actor del conflicto... No dudamos que de esta forma tendríamos pronto al primer galardonado en Chiapas por su innmejorable actuación como “mil máscaras” de líder político, pastor, promotor del desconcierto, director de cine y pacificador a la vez.P

inalmente, como tema de reflexión nos impresiónó la reiterada actitud criminal de jovencitos norteamericanos que, con la mayor facilidad, amenazan o matan a sus maestros y compañeros de clase. Esto nos confirma que el vivir en Comitán tiene sus ventajas en comparación con vivir en un país del primer mundo. Por acá, nuestros jóvenes son más bien fiesteros y, tal vez, algunos demasiado revoltosos, pero hasta ahora no creo que se les ocurra siquiera llegar armados a su escuela.

Imagine... !

CONTENIDO

 
-