Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 48 invitados conectado
Home
Buscar

Boletin 009 2

Página de la Cronista de Comitán

Noviazgos del Ayer... Crónica por Doña Lolita Albores

Derechos Reservados
D.R. © Marta Dolores Albores Albores. Octubre de 1996.
Av. Central Dr. Belisario Domínguez Nº 41, Barrio de El Calvario, Comitán, Chiapas, México. C.P. 30000.

Noviazgos del Ayer

Qué románticos eran aquellos noviazgos, cuando se enviaban declaraciones de amor en bonitas esquelas de papel con corazones o manos entrelazadas, cuando se enviaban perfumadas flores, cuando los domingos los enamorados permanecían por horas esperando en la esquina para ver salir a la mujer soñada y poder acompañarla caminando por las banquetas enlajadas de nuestro Comitán.

 

 

Poder decirle a la novia piropos y palabras de amor que encendían de rubor las mejillas de la joven... y, en las noches de jueves o domingo, en las serenatas del parque central, dar vueltas y más vueltas, cambiándose miradas ardientes hasta animarse a "colarse", como se decía cuando uno iba al lado de una joven y, en igual forma se decía, cuando en un baile se bailaba solamente con la misma persona.

Cuando después de un tiempo de cortejar a una muchacha y después de haber sido aceptado como novio, entonces ya se decía que el joven debía pedir permiso de casa con los papás de la novia para lo cual, con profundo nerviosismo y previo aviso a los papás, llegaba a casa de ella y hablaba con el papá y la mamá, diciéndoles que sus intenciones eran serias y que quería formalizar el noviazgo. Para esto, pedía le permitieran visitar la casa. El papá decía: "sabiendo que eres un caballero, como tal se te concede visitar a mi hija los jueves y domingos entre siete y nueve de la noche, así como acompañarla en alguna reunión o paseo". Desde entonces, ya se le consideraba como novio oficial.

Los noviazgos a veces duraban años y, a veces, menos tiempo, pero siempre cuidando de guardar un gran respeto hasta que los papás del novio llegaban a pedir la mano de la novia y a fijar la fecha de la boda.

La novia ni siquiera pasaba por la calle donde trabajaba el novio, ni por la casa de él, ni se le permitía tener amistad con su familia o llegar a visitar su casa.

Cuando ya el compromiso era serio y ya próximos a la boda, algunas veces en cumpleaños de familiares, la novia era invitada a casa del novio y entonces iba con grandes recomendaciones por parte de la madre sobre la forma de comportarse con su futura familia.

Las serenatas en la ventana, con música de marimba y los ramos de flores eran frecuentes, así como regalos en cumpleaños y Navidad... un anillo de compromiso, retratos y cartas de amor que se guardaban atadas con un listón en los cajones del ropero y que se leían y releían. Pero, si por algún motivo el noviazgo terminaba, se tenían que devolver.

Los versos como "El día que me quieras", "Estar enamorados" y muchos otros de amor, acrósticos y postales, eran intercambiados en los noviazgos de aquel ayer romántico y bello.


Nuevo Libro de Doña Lolita

El exitoso libro de cuentos de Doña Lolita Albores está ya a la venta en las siguientes lugares o negociaciones de Comitán:

Casa de Doña Lolita, en Ave. Central #41
ImaginARTE, 3ª Ave Poniente Norte #32,
Farmacia San Rafael en el Centro,
Librería Montebello frente al Parque Central, Proveedora Cultural, en 1ª Ave. Pte. Norte 31,
Papeleria El Escritorio, Proveedora Córdoba, entre otros...

$15.00 Ejemplar

y precio especial a distribuidores

 

 

 

WB00789_                                                              WB00790_

 
-