Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 46 invitados conectado
Home Año2 1997
Buscar

Boletin 035 2

La Cultura de la Unidad (3a Parte) - Harambee
Derechos Reservados
D.R. © Xavier González Alonso. Noviembre de 1997.
Presidente de la Comisión de Vigilancia de la
Asociación de Periodistas de Comitán

CONTENIDO

Hemos revisado en estas notas editoriales algunos ejemplos de unidad y hermandad que nos son familiares, pero creo que usted compartirá con nosotros la admiración que sentimos al conocer lo importante que es la Cultura de la Unidad en la vida diaria y en lo más profundo de la cultura y el arte africanos.

Kenia, uno de los países africanos con mayor desarrollo, muestra en su escudo de armas el lema “Harambee”.

Esta palabra en lengua masai, se refiere al compromiso que tienen todos los miembros de una familia, de un barrio, de una tribu... de participar activamente en el mejoramiento de su comunidad. Uno de los ejemplos más claros de esto, es el dinero que se recolecta a través del “harambee” para pagar los estudios en el extranjero a jóvenes destacados de la comunidad. Esta práctica se extiende a todos los campos y acaba por constituirse en una forma de ser...

De esta forma, el cooperar para que otro suba o realice sus aspiraciones es parte de la vida cotidiana; y este compromiso se expresa una y otra vez en la escultura, en la música y hasta en las monedas que llevan el escudo de armas de Kenia con el lema Harambee.

Creemos que Comitán tendría mucho que aprovechar al incorporar estas ideas en el pan de

hoja2.20

hoja2.21

CONTENIDO

EL DERECHO DE SOÑAR
Derechos Reservados
D.R. © Eduardo Galeano. Noviembre 1997.
Texto recibido por Internet que nos pareció un excelente tema de reflexión para esta época...
Vaya uno a saber como será el mundo mas allá del año 2000. Tenemos una única certeza: si todavía estamos ahí, para entonces ya seremos gente del siglo pasado y, peor todavía, seremos gente del pasado milenio.

Sin embargo, aunque no podemos adivinar el mundo que será, bien podemos imaginar el que queremos que sea. El derecho de soñar no figura entre los treinta derechos humanos que las Naciones Unidas proclamaron a fines de 1948. Pero si no fuera por él, y por las aguas que da de beber, los demás derechos se morirían de sed.

Deliremos, pues, por un ratito. El mundo, que está patas arriba, se pondrá sobre sus pies:

El aire estará limpio de los venenos de las máquinas, y no tendrá más contaminación que la que emana de los miedos humanos y de las humanas pasiones.

La gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado, ni será mirada por el televisor.

El televisor dejara de ser el miembro mas importante de la familia, y será tratado como la plancha o la lavadora.

La gente trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar.

En ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a hacer el servicio militar, sino los que quieran hacerlo.

Los economistas no llamaran nivel de vida al nivel de consumo, ni llamaran calidad de vida a la cantidad de cosas.

Los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas.

Los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos.

Los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas.

El mundo ya no estará en guerra contra los pobres, sino contra la pobreza, y la industria militar no tendrá mas remedio que declararse en quiebra por siempre jamás.

Nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión.

Los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no habrá niños de la calle.

Los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero, porque no habrá niños ricos.

La educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla.

La policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla.

La justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda.

Una mujer, negra, será presidenta de Brasil y otra mujer, negra, será presidenta de los Estados Unidos de América. Una mujer india gobernará Guatemala y otra, Perú.

La Santa Madre Iglesia corregirá algunas erratas de las piedras de Moisés. El sexto mandamiento ordenará: "Festejarás el cuerpo". El noveno, que desconfía del deseo, lo declarará sagrado.

La Iglesia también dictará un undécimo mandamiento, que faltó en las Tablas de la Ley: "Amarás a la naturaleza, de la que formas parte".

Todos los penitentes serán celebrantes, y no habrá noche que no sea vivida como si fuera la última, ni día que no sea vivido como si fuera el primero. v

CONTENIDO

 
-