Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 7 invitados conectado
Home Año2 1997
Buscar

Boletin 027 2

hoja2.61

CONTENIDO

La ciudad de Comitán, como cabecera de la Región Fronteriza de Chiapas y como polo de desarrollo regional, debe ser también considerada como una puerta al Sur... esto es, a Centro y Sud América. De hecho, hay una obra de arte literaria con ese nombre.

Sin embargo, tal vez porque nos hemos acostumbrado por años a verlas así o porque no nos han importado realmente, nuestras fronteras oficiales con la República de Guatemala, más que puertas son unas miserables trancas de potrero.

Y decimos esto no sólo por la evidencia fotográfica que adjuntamos, sino porque aún en la frontera de Ciudad Cuauhtémoc, sobre la Carretera Panamericana que corre desde Alaska hasta Panamá, tenemos puros changarros y ningún servicio aduanal y migratorio de importancia.

Esto significa que las puertas (trancas) están cerradas para el turismo y el comercio en esta región.

Y, en verdad, no comprendemos el por qué de la falta de visión de nuestros gobernantes y autoridades a todos los niveles, que “pasan por alto” este problema en un país con una experiencia vasta en temas fronterizos. Mientras que la frontera norte del país es un paraíso para el turismo, las maquiladoras y diversas industrias, en la frontera Sur... “la última frontera”, tenemos un sólo paso medio decente en Ciudad Hidalgo en 800 kilómetros de frontera y la única maquiladora que se puso aquí, con tanto esfuerzo, no funciona.

¿Que no habrá por ahí algún funcionario inteligente que pueda abrir la puerta al turismo y comercio centro y sudamericanos? ... ¿O es que existen intereses para bloquear este importante paso al desarrollo económico y social de la frontera sur?

Esto es verdaderamente preocupante, sobre todo después de la pantomima de los funcionarios farsantes que vinieron a fines del pasado sexenio a decirnos que Comitán quedaba en la “franja fronteriza”, con todos los privilegios e incentivos para su desarrollo. Lo único que logramos de esto, fue la fiestecita de inauguración, donde el inepto que vino a “inaugurar la frontera” se refirió todo el tiempo a “Juchitán” en vez de Comitán y que ahora, para salir de nuestra ciudad, tenemos que pasar migración y aduana.

Pero de todos los incentivos fiscales, inversiones y el fortalecimiento de los servicios aduaneros, migratorios, turísticos y bancarios en la frontera... nada.

Señores funcionarios, no se quiebren mucho la cabeza con proyectitos de micro desarrollo. El abrir y fortalecer la frontera sur significaría una avalancha turística y comercial de verdadero impacto para toda la región. Hagan un proyecto, pero bueno.

Pero... ¿no se puede o no se quiere? No puede ser que nadie tenga la visión y el poder de decisión para lograr este proyecto. ¿Tenemos que hacer la iniciativa privada otro Patronato? Pues lo hacemos si es necesario, pero urge que la frontera se abra junto con el Aeropuerto Internacional de Comitán y que alguien se “salte las trancas” y abra la puerta al Sur.

v

CONTENIDO

hoja2.62 hoja2.63

CONTENIDO

 
-