Joomla ServiceBest Web HostingWeb Hosting
Tenemos 14 invitados conectado
Home
Buscar

Boletin 108 3

Cronic12

Cronic13

Cronic14

¿Las creencias populares del siglo XX las creeremos en el siglo XXI?
Derechos Reservados. Diciembre de 2000
D.R. © Marta Dolores Albores Albores. Cronista Vitalicia de la Ciudad

Estamos ya en el último mes del año 2000 y del siglo XX. Todo aquello que nos aterró de niñas cuando las abuelitas y tías nos contaban de las “profecías de la madre Matiana” sobre lo que pasaría en el año 2000, gracias a Dios no se cumplieron y vamos llegando a su fin como siempre pensando en la Navidad y todas sus tradiciones, llenos de alegría, esperando el cumpleaños 2000 del nacimiento de CriCronic15sto.

¡Cuántas creencias tuvimos en el siglo que acaba! y que posiblemente sean llamadas boberas o falta de cultura en el próximo siglo, pero para recordarlas y dejar testimonio de ellas, hago esta recopilación:

o Cuando florece el Tenocté (árbol de nuestra región), las muchachas se fugan con el novio.

o Si una mariposa de colita llamada Tultush entra volando a la casa y se mete en los cuartos, significa que vamos a recibir visitas.

o Cuando los árboles frutales no dan fruto, hay que amarrarles al tronco una falda (antes nagüa o justán de mujer).

o Las mujeres embarazadas no deben ver la luna en eclipse, porque si lo hacen el niño nace con labio leporino (shelito de luna).

o Cuando la luna está en eclipse, hay que tocar botes y trastos viejos con palos para ayudarla a salir del eclipse (ganarle al sol).

o Si se come el quinsanto (ofrenda del día de muertos) antes de dejarlo en el altar, se caen las muelas o los dientes.

o Si miras en la calle a los perros apareados, te sale shoy (tumorsito en los párpados).

o Por comer frutas que estén pegadas en una sola, puede uno tener hijos gemelos.

o Por tocar las flores del quiebra cajete (campánulas de diferentes colores), se te caen los trastos de la mano y los quiebras.

o Por comer las patas de los pollos, se enreda el hilo de cuando coses.

o Para que el pelo crezca, hay que cortarse la puntas del cabello el día de San Juan (24 de junio) y enterrarlas en una planta con guía (enredadera o calabaza).

o Cuando escuece la mano (se tiene comezón), debe frotarla en madera diciendo: Madero que en Cristo murió dame dinero, para obtener dinero pronto y en forma inesperada.

o Al mirar la luna nueva decir, también para obtener sus favores: “Luna lunera cascabelera dame dinero y un amor duradero”.

o No debe matarse a los grillos, porque ellos acompañaron a nuestro Señor en el Huerto de los Olivos y lo consolaron.

o No debe pegarse a los perros, porque ellos nos van a pasar en un río de sangre del otro mundo cuando lleguemos después de muerte.

         o Cuando se va de viaje el papá, para que el hijo chico no lo extrañe se le pone una pulsera de hilo en la muñeca y el tobillo, pero mojado el hilo con saliva del papá

 

 

 

DD00919

 

 

 

 

 

 

o No debe cortarse el pelo ni las uñas a los niños muy tiernos (recién nacidos), porque no hablarán a su tiempo.

o Si no hablan los niños a su debido tiempo, se debe darles a comer sobras de loro.

o Cuando los niños todavía no están bautizados, hay que ponerles un santo o una mazorca junto a ellos, para que los acompañe y no tengan miedo.

o Cuando se estornuda varias veces, alguien se está acordando de nosotros; y cuando zumban los oídos, alguien esta hablando mal de nosotros.

o Si una mariposa negra vuela dentro de los cuartos de la casa, alguien se va a morir o bien se trata del alma de un conocido.

o Si, al llevarse a la boca algo de comer esto se cae, es que a alguien se le antojó.

o Se debe poner a las matas de flores un listón o trapo rojo, o bien unos chiles también rojos, para que no les hagan ojo.

o Los estudiantes deben sentarse frente a una mata de epazote, para que se les quede la lección y puedan salir bien en el examen.

o No se debe pasar bajo de una escalera, porque trae mala suerte.

o Cuando dilataron mucho las visitas y uno tiene que salir o se necesita realizar un quehacer, poner tras la puerta una escoba de cabeza.

o Cuando hay sol y llueve, están naciendo conejitos y pagando los tramposos.

o Cuando se come en sartén, llueve el día de la boda.

o No regalar tijeras, porque se corta la amistad.

o Al cortar las uñas a otra persona, se le debe dar un piquetito en las yemas de los dedos, para no tener pleitos después.

o Al arrancar la cueza (raíz del chayote) no rascarse la cabeza, porque al hacerlo la cueza sale con hebras.

o Los pañales de los niños (cuando no eran desechables) no debían quedan tendidos por las noches, porque “los monta la llorona y les hace daño”.

o Cuando se sale a la calle debe uno dar el primer paso con el pie derecho, para que todo salga bien.

o Cruzar dos dedos de la mano para pedir un deseo y se cumpla.

o Partir con un machete la culebra de viento (hoy tornado), para detenerla.

o Si quiere engordar, debe abrazar el tronco de una mata de Ceiba llamándolo “compadrito”.

o Debe dejarse durante cuarenta días un vaso de agua en la cama o en un mueble del cuarto donde murió alguien, pues durante ese período “el alma no se ha ido”.

o Para que el atole de elote no se corte, se debe mover al cocinarlo siempre del mismo lado.

o La salida de una mujer embarazada, puede curar torceduras de músculos o tendones de pies o manos.

o Si cantan los gallos en horas del día, que no sea al amanecer, es que va cambiar el tiempo.

o Tener en la casa pichones es de mal agüero.

o Si se tiene en el jardín una mata de paraíso (árbol de flores muy bonitas), no se casan las hijas de la familia.

o Si los leñadores al cortar los leños les canta un pájaro llamado Ti, se les rompe el hacha o el machete.

o Se queman chiles, para que a la persona que habló mal de uno le de tos con ahogos.

o Si se queman las cáscaras de huevo, la gallina que los puso siente ardores en sus órganos de reproducción y puede morir.

Hasta hoy es lo que recuerdo como creencias populares y de los medios rurales, seguiré informando sobre enfermedades y sus curaciones por sugestión.

Si alguien quiere ampliar las creencias agradeceré me lo comuniquen al Tel. 63 2 01 88

 

 
-